Leo anonadado que en Grecia, cuando se te acaba el desempleo dejas de tener derecho a la sanidad pública y tienes que pagar por todo. Hasta 5 euros puede costar una consulta al médico. Yo, sinceramente, espero que eso en España no llegue a pasar. Si ocurre, yo mismo ofreceré una recompensa para quien le rompa el esternón al presidente del gobierno que lo autorice. Pero estas cosas que están pasando, me provocan un razonamiento que esperó que este equivocado, y que les trasladó a ustedes para que me busquen el punto débil.

¿Para qué queremos el pluralismo político? ¿Es realmente un valor? ¿Tiene la mayoría derecho a defenderse? La mayor parte de la ciudadanía de un país depende de ciertos servicios sociales, como la Sanidad simplemente para sobrevivir. No para vivir bien, ni para vivir dignamente, sino para sobrevivir. Si hay formaciones políticas en cuyo programa, o incluso entre las medidas que consideran posible que pudieran llevarse a cabo, está negar la asistencia sanitaria a grandes contingentes de personas, como los parados (lo que pasa en Grecia) o los inmigrantes (lo que pasa en España), en ese caso, ¿no ópera el derecho a la legítima defensa, que se materializaría en la prohibición de dicho partido?

Evidentemente, no digo que haya que ir a la cárcel por pensar que hay que restringir derechos sociales, pero poner en marcha partidos políticos que tienen entre sus medidas programáticas la eliminación absoluta de derechos, como está ocurriendo en Grecia, debería estar prohibido, y quien lo intentara, debería ir a la cárcel. Guardo esta nota en la sección de La Guerrilla, porque no es más que una provocación -seria, pero provocación- pero tomo nota para posteriores reflexiones, más serias sobre el carácter de la democracia que propugno.

Igual no están tan equivocados esos regímenes políticos que mantienen a los partidos que representan los intereses de la minoría explotadora en la ilegalidad, y en la cárcel, de ser necesario.