A mí, sinceramente, me parece que todo esto que está pasando con Beatriz Talegón está preparado. Miren que es casualidad que esta semana  los telediarios y la red nos bombardean con la heróica intervención de doña Beatriz, dirigente internacional de las juventudes socialistas, ante dirigentes de partidos socialistas europeos echándoles en cara que se alojasen en hoteles de cinco estrellas. Curiosa -y demagógica, y totalitaria, porque agita las aguas de la antipolítica- imprecación para quienes sistemáticamente se alinean con la derecha liberal en el desmantelamiento del estado del bienestar, en la división social de Europa y en la sistemática desregulación de derechos y libertades. Podía haberles pedido cuentas, entre otras cosas- por no conseguir articular un discurso realmente alternativo al de Merkel, podía haberles pedido cuentas por haber claudicado los valores de la socialdemocracia ante el discurso liberal hegemónico desde la época de Reagan y Tatcher, por ejemplo. Pero no: les pide cuentas por los hoteles en los que se alojan.

Pues a mí me parece que la cosa no ha sido casual, sino que es una operación fraguada en el interior del PSOE. Una torpe -o quizás no tanto, si lo que buscaba era concentrar fuerzas internas en torno suyo- operación que pretende pescar en las aguas revueltas de la política española para lavar la cara al PSOE con las malas artes habituales en este partido -o para colocar en posiciones de salida a una cara nueva, joven y crítica-, y para ello, no han dudado de aprovechar el discurso contra la política que parece que está calando en sectores cada vez más mayoritarios, un discurso que interesa a la derecha, que es quien lo ha puesto en circulación, y que parece que quiere aprovechar en su favor el PSOE o ciertos sectores del PSOE. Cuando la calle española clama contra eso que algunos llaman los privilegios de “la casta“, aparece, casualmente, una potencial integrante de “la casta“, una joven de la cantera, limpia, nueva, desconocida, “del 99%“, como ha dicho ella misma, que les saca los colores, en público y ante todo el mundo, precisamente por esos privilegios. Y, esa misma semana, la bienintencionada, ingenua y limpia dirigente juvenil  se presenta en una manifestación de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas acompañada, nada menos, que por un ex-ministro socialista, cuyo gobierno se negó a apoyar la dación en pago, y la reciben con abucheos e incluso, parece, con algún zarandeo, cosa que, por cierto, no me parece bien.

No puedo evitar pensar que todo esto está preparado, que todo esto es una operación propagandística -torpe o no, que eso aún no lo tengo claro- cuyo objetivo es lanzar al estrellato a doña Beatriz Talegón, presentándola como una luchadora y como una mártir. En fin, que no sé ni para qué, ni si les ha salido bien o mal, pero que estamos asistiendo al lanzamiento de Beatriz Talegón como el nuevo producto que el PSOE lanza al mercado político es un hecho. Si hasta su cuenta de twitter ha sido reactivada estos días, después de cinco años de inactividad…

Etiquetado con →