Una propuesta: ilegalizar a la derecha

Posted · 46 Comments

La corrupción, por su propia naturaleza, es un fenómeno aislado, es un brote de suciedad potencialmente expansiva, en un entorno limpio. Es algo excepcional, no es la norma, no afecta al conjunto, sino a una parte: no hay enfermedad en un cuerpo muerto. En España no hay corrupción: lo que hay es caciquismo, un sistema heredado y transmutado, sólo en apariencia, en democracia. Antes de seguir, quisiera aclarar que cuando hablo de caciquismo no me refiero a un sistema de turnos en el que que dos grandes partidos se reparten el poder para así evitar las extravagancias políticas de quienes quieren repartir los recursos, sino de la base social de ese sistema de partidos en el que una minoría de la población pretende controlar los recursos económicos, por una parte, y por otra, quiere controlar al estado como herramienta de dominio político, social y económico. En este contexto, en este sistema, los partidos políticos del turno son simples instrumentos de los caciques, mientras que el resto sirven para legitimar el sistema.

Se me dirá que eso no es nada nuevo, que ya Marx lo dice cuando define al estado como un instrumento de dominio de una clase sobre la otra. Y es cierto: el caciquismo es la concreción peculiar española de esa definición del estado, y como tal, tiene dos hechos diferenciales, dos peculiaridades típicamente españolas. Por una parte, el sentimiento patrimonial de la derecha española sobre el estado, que aquí no es simplemente el instrumento de la dictadura de una clase sobre la otra a través de leyes, reglamentos, represión, y acción política. Los caciques españoles sienten al estado como algo directamente suyo, como una prolongación de sus propiedades, y por lo tanto creen que sus reglas no le afectan y puede incumplirlas tranquilamente, o cambiarlas, cuando no le viene bien cumplirlas, porque en realidad -así lo creen, así lo sienten y así lo manifiestan- están escritas para controlar a la sociedad, tal y como señaló Jordi Pujol cuando dijo que «hay artículos de la constitución que no son de obligado cumplimiento».. El segundo hecho diferencial del caciquismo español consiste en que la minoría que controla la riqueza no tiene por objetivo transformarla y aumentarla, es decir, generar más riqueza, sino, principalmente conservarla como seña de identidad y distinción, y vivir por encima de sus posibilidades como integrantes de un cuerpo social más amplio. No sé si recuerdan ustedes aquel anuncio que había hace unas décadas que pretendía convencernos de que ahorrásemos electricidad: «aunque usted pueda pagarlo, España no puede». Pues eso…

Este sistema social, que con algunos cambios de matiz y apariencia, es básicamente el que tenemos hoy en España, es el heredado de la restauración, y que ha sobrevivido intacto a la monarquía de Alfonso XIII, a la dictadura de Primo de Rivera y a la dictadura de Franco. Sólo tuvo dos momentos de crisis: uno, en el que realmente peligró su existencia, la II República -el único intento real que ha habido en nuestro país de desmantelar el caciquismo, y que fue cercenado con las armas por los caciques- y el inicio de la transición, hasta que se dieron cuenta de que la izquierda a la que temían no era la izquierda ilustrada y revolucionaria de los años 30, sino una izquierda pactista y pancista que estuvo dispuesta -consciente o inconscientemente, que ese es otro asunto- a pactar con los caciques su derecho a una parte del pastel.

El sistema salido de la Consititución de 1978 no puede ser, por estos motivos, otra cosa que una reedición del caciquismo tradicional español. La propia Constitución cancela en su letra el supuesto espíritu progresista y democrático de su espíritu, y estamos viendo estos días hasta qué punto ha fracasado. Hay dos grandes conceptos del estado, a uno y a otro lado del espectro social: para los caciques, el estado es su instrumento de dominio político, mientras que para la inmensa mayoría de la población, el estado es una herramienta de reparto de riqueza, igualdad de oportunidades y protección social. Hoy, a los 34 años de la aprobación de la Constitución, estamos viendo como la pobreza crece, la igualdad de oportunidades es una quimera y la protección social está siendo desmantelada. Es evidente que la Constitución de 1978, en la medida en que ha sido incapaz de impedir esto, ha fracasado y no es el estado de la mayoría de la población, sino de la minoría que controla los recursos.

___________________

Todo lo anterior viene al caso dejar claro que no vivimos en una democracia, sino en un sistema de caciques con unos leves toques cosméticos que pretenden simular una democracia social puestos en la Constitución para dar a la izquierda una coartada que le permitiera apoyarla, pero de de manera que no se puedan aplicar jamas en la realidad. Es decir, vivimos en una forma de estado que finalmente, viene a consagrar el dominio de clase y a proteger el reparto desigual de la riqueza, que es lo que está ocurriendo principalmente ahora. En otras palabras, el estado emanado de la Constitución de 1978 no es que haya fracasado como estado equilibrador, sino que nunca lo ha sido, porque su fin siempre ha sido mantener el dominio económico de una clase social, y no hacer posible la igualdad. En este sentido, y en la medida en que, al final, el estado busca consolidar y proteger el dominio de unos pocos sobre recursos económicos que son de todos, el estado surgido de la constitución del 1978 es un estado corrupto de raíz. Episodios como el de Bárcenas u otros que estamos viviendo no son casos de corrupción en el seno de una democracia, sino parte de la actividad política y económica habitual en un sistema de caciques.

Se preguntarán ustedes: ¿todo esto tiene solución? Yo también me lo pregunto, y llego a conclusiones que no me gustan demasiado, porque después de darle muchas vueltas he llegado al convencimiento de que solo hay dos salidas: una, asumir que somos de clase media, integrarnos en el sistema y pisar a quienes tenemos al lado, a nuestros iguales para hacernos con las pocas migajas que dejan caer los caciques: acatar las normas, aceptar mansamente la rebaja de nuestras condiciones de vida, y votar mansamente al PSOE y al PP entonando la triste letanía de no se puede hacer nada, de que tenemos que apretarnos el cinturón y de que todo esto pasará…

La otra salida es hacernos cargo de la situación real y plantear una salida real que dé respuesta al ataque sin precedentes que estamos sufriendo, y no es una salida simpática la que se me ocurre, la verdad. Hasta ahora, no he hablado de derecha e izquierda -sólo he nombrado a la izquierda para hacerle cómplice de los caciques en el gran engaño de la transición-, sino de recursos y de sectores sociales que se enfrentan por el control de esos recursos. Ahora, voy a intentar centrarme en la derecha y la izquierda como las concreciones políticas de esos intereses.

¿Qué son derecha e izquierda? Es difícil definir de manera general ambas pulsiones políticas sin caer en el maniqueísmo. La derecha es una pulsión política que justifica por diferentes razones que una minoría controle los recursos escasos, mientras que la izquierda es otra pulsión política que considera que los recursos escasos son un patrimonio común de la sociedad, y que deben servir para que todos podamos tener una vida digna. He querido simplificar en las definiciones para poner de manifiesto que creo que lo que realmente define a izquierda y derecha es su posición con respecto al control de los recursos. Es evidente que hay otros muchos ejes, como individuo-sociedad, libertad-igualdad, la relación con la autoridad o con la religión…-, pero me interesa centrarme en lo esencial, porque el resto, para lo que quiero plantear, es accesorio.

Así las cosas, y sin caer en maniqueísmo de ningún tipo, podemos decir que la derecha es una tendencia política ilegítima: el control de los recursos escasos por parte de una minoría, condenando a la mayoría a una mala vida es ilegítimo y no debe consentirse. Y por lo tanto, no pueden consentirse tampoco aquellas tendencias políticas que buscan la legitimación del control de los recursos por parte de una minoría de la población. Sé que estoy simplificando, pero es que en realidad esto es muy simple: se trata de tener o no todos oportunidad de vivir con dignidad.

Estamos viendo actualmente en la realidad lo que son y a lo que conducen esas tendencias políticas: servicios públicos desmantelados, parcelas de igualdad de oportunidades destruidas, sectores de la población cada vez más amplios en la pobreza, derechos básicos negados por el propio aparato del estado que manda a la policía a sacar a las familias de sus casas… ¿Hay alguna ley natural que diga que ciertas personas tienen derecho a controlar los recursos mientras que otras no tienen acceso a ellos?

Cuál es la conclusión necesaria de todo esto. Que la derecha -en la medida en que es la justificación ideológica y política del robo de unos recursos que no les corresponden por parte de una minoría que, de una u otra forma ha conseguido hacerse con ellos- no debería tener derecho a organizarse políticamente. Mi posición, mi propuesta, es impedirlo legalmente, en otras palabras ilegalizar los partidos de derechas para proteger la democracia, ilegalizar a los partidos que no reconozcan, como un principio básico de organización social que la riqueza debe estar al servicio de la sociedad en su conjunto y no de una minoría. Esto no es socialismo, no es fascismo, es simplemente democracia. No cuestiono la propiedad privada, sino que exijo que se le pongan límites, no cuestiono el pluralismo, pero no consiento que haya partidos que planteen que una minoría tiene derecho a controlar lo que es de todos. No puede haber derecha organizada mientras aparece una nueva forma de pobreza en nuestras democracias supuestamente desarrolladas, como es la pobreza energética: gente que pasa frío en su casa porque unos sinvergüenzas que controlan la energía quieren cobrarles por la calefacción. Hay servicios básicos como la energía, el agua, la vivienda, la educación, la salud, que no pueden ser objeto de comercio, y si hay partidos políticos que plantean que esos recursos pueden estar en manos de una minoría que se los venda a los demás, esos partidos piratas y rapiñeros deben ser ilegalizados para que no exista el peligro de que se hagan con el poder, como ha ocurrido en España y nos nieguen nuestros derechos.

No hay que caer en el maniqueismo. Las persona de derechas no son malas, ni planteo mandarlas a la carcel. Muchas de ellas, la inmensa mayoría de ellas que dependen de los servicios públicos, que no tienen acceso a los recursos que los caciques nos niegan a la mayoría, están sinceramente convencidos de que sus propuestas políticas contribuyen a mejorar la sociedad, pero ello no quiere decir que tengan razón. Igual que a los testigos de Jehová no se les puede permitir que impidan una transfusión de sangre necesaria a sus hijos, porque no les ampara la libertad para ello, tampoco se puede permitir que se vote a un partido que, de hecho, va a poner cada vez más recursos en manos de cada vez menos personas, porque eso tampoco lo ampara la libertad.

Por eso, mi propuesta, la que les decía antes que no es simpática, es ilegalizar a la derecha e impedir que se organice política ni socialmente, sencillamente porque ello es necesario para mantener al servicio de la sociedad unos recursos que nada ni nadie, salvo el uso de la fuerza y el robo, puso nunca en manos de una minoría.

46 Responses to "Una propuesta: ilegalizar a la derecha"
  1. Oxandabaratz dice:

    A ver:

    Si dices que la «derecha» es una «tendencia ilegítima» porque «trata de contcentrar los recursos económicos en una minoría» y la «izquierda» trata de pensar que «los recursos son patrimonio comíun de la sociedad»… ¿entonces por qué no hablams de «burguesía» y «ideología burguesa» e «ideología del proletariado» y «capitalismo» y «socialismo»?

    Joder con lo de inventar términos nuevos

  2. Juvenal dice:

    Mi querido amigo:

    La manera de ilegalizar la derecha (idea con la que estoy de acuerdo, por folklórica que suene) es una constitución que, realmente, impida que existen prácticas y eprsonas que violen los derechos humanos y el acceso en igualdad (no de oportunidades: en IGUALDAD a secas)al alimento, el agua, la energía y la vivienda. El Partido Popular y sus adláteres falangistas o lilas, como institución –estoy de acuerdo con vd. en que las personas son otra cosa– violan la ley de partidos, han hecho y hacen leyes para su beneficio y en la transicón unos dimitieron y a otros nos dimitieron de acabar con lo que cd. llaa juiciosamente un sistema caciquil.
    Habría que discutir la forma. Pero en el fondo, estoy de acuerdo. Gracias.

  3. Zenón dice:

    Se equivoca Don.
    Hay, al menos, otra salida: votar, no se si mansa pero si, masivamente a «izquierda». sea eso lo que usted diga.

    Reconozco que la que usted propone es ¡cojonuda!

    Así gana las elecciones hasta el partido de Bob Esponja. Peeero …

    Con estos deseos dejan ustedes, (Don Ricardo y quienes aplauden alegremente) la Ley de Partidos en escalas de mecánica cuántica; es más, se entreve «la bicha» a través de su cascarón.

    «..el primer nazismo no es sino las sombras de una serpiente proyectándose en su huevo, la breve silueta de la locura deslizándose entre la superficie del cascarón..»

    «Me despierto de una pesadilla y descubro que la realidad es peor»

    (El huevo de la serpiente (Ormens ägg) película dirigida por Ingmar Bergman)

    • Don Ricardo dice:

      @Zenón: sin embargo, don Zenón, ustedes pueden ilegalizar partidos y falsear elecciones tranquilamente, dejando a decenas de miles de votantes sin representación en Euskadi y alterando la mayoría política sin ningún problema.

      Mire, no me venga con gaitas, no hay que prohibir nada, simplemente redactar una constitución verdaderamente democrática en la que se exija a los partidos que, en lugar de realizar retóricas condenas, garanticen que siempre, en el gobierno y en la posición, mantendrán el carácter publico de los recursos esenciales. Con el agua, con la energía, con la salud o con la educación no se comercia. Ahora bien: si es usted capaz de hacerse rico fabricando y vendiendo tuercas o piezas de mampostería, enhorabuena, nadie se lo va a cuestionar, ni le va a impedir que le represente un partido de ideas liberales.

      • Red dice:

        @Don Ricardo: Me va a comparar ilegalizar a un montón de rojos con ilegalizar a la derecha, que son gente de bien.

      • Zenón dice:

        @Don Ricardo:

        No se a que viene ese «Ustedes».

        Yo voy en esto por libre. Ya le dije en otra ocasión que he votado igual número de veces al PP como a la LCR o a UPD tantas como a IU. No soy yo una persona con conocimiento ni ideas políticas muy definidas y sólo le expreso mi modesta opinión sin ninguna intención oculta.

        Me alegra ese cambio de «propuesta» y este nuevo «no hay que prohibir nada» aunque tampoco esté de acuerdo en ello.

        Podría llegar a estarlo en lo de modificar la constitución más, seguro que diferimos en lo que modificaríamos.
        No entiendo el porque de poder hacerme rico fabricando hierro y no buscando o destilando petróleo. Si moliendo harina y no generando electricidad … Etc.

        En lo de la enseñanza y sanidad, de acuerdo en garantizar su carácter público, lo que no es óbice para que cada uno luego se pague la que buenamente le de la gana.

        Bueno; me quedo con que eso de que, prohibir los partidos de «derecha» entre los que parecía usted incluir al PSOE, al parece, no era más que un desahogo; un exceso verbal.

    • Red dice:

      @Zenón: ¡Menos mal que ha vuelto usted a pesar de sus repetidos adioses, para salvarnos del autoritario don Ricardo que pretende ilegalizar la derecha! No quepo en mí de gozo del contento que me causa verle por aquí.

      • Zenón dice:

        @Red:
        Había pergeñado una respuesta a sus comentarios que conjugaba el arte de Cúchares con la pesca de palangre y los mundos de Audubon animado todo ello con música de Maná (En el muelle de San Blas), pero luego recapacitando pensé… ¿Pa qué?

        Y bueno… que ni me iba ni, de momento, me voy. Pensaba, por el contrario, que se habían ido todos.

        Como ve yo también me alegro de verle a usted por aquí.

        Pd.- Aprovecho para decirle que: No se ilegalizan por rojos, se ilegalizan por terroristas.

  4. nacho bidal dice:

    Y ya que habla de prohibir desviaciones, Don Ricardo, llevo tiempo sospechando que es usted Tinto Brass, el director de cine italiano. Tengo la prueba:
    http://4.bp.blogspot.com/_pseYbbqmXE8/TLsH6sDqJaI/AAAAAAAAAIg/qtGK8cyJT8g/s1600/TintoBrass1.jpg
    Le felicito por su habilidad para ocultarse en la gula y la política (mucho peor vicio) cuando es sabido que es la lujuria lo que le pierde.
    ¿Nos invitará a una degustación de sus postres preferidos?

  5. sukoi-27 dice:

    ….. Y después, o tal vez antes no lo tengo claro, a la policía…que ya no distinguen entre su trabajo y su ocio….http://www.elperiodico.com/es/noticias/deportes/brutal-paliza-arbitro-segunda-regional-valenciana-2321991

    • Red dice:

      @sukoi-27: Me gusta… ilegalizar a la policía y que se detengan a sí mismos y se enchironen. Me parece que me ha dado usted el tema para un relato burlesco, satírico y absurdo que no podrían superar ni Quevedo, Ionesco, Groucho Marx y Jardiel Poncela escribiendo mano a mano sus más locas invenciones. Bueno, el tema da para eso. Lo mío quedará en una bufonada, pero… ¿qué le parece? Creo que es un buen punto de partida… ¿quizá para una obra de teatro, en vez de un relato? ¿O un cortometraje?

      La pena es que en la realidad no es tan fácil que se vea algo así. Pero mantenga su e-book con batería, por si acaso…

      • sukoi-27 dice:

        @Red: Pues no es mala idea..jajaja…. y es que la realidad actuál (aunque venga de atrás…) de para un revival del genero grotesco…con reyes borrachos cazando eleantes ebrios….duques em…palama….dos retozando con políticos y dinero público….aeropuertos para pasear…TAVs sin principio ni final….ministras que no saben cuando se separaron….empleados despedidos con sueldo y ss….sobres….cuentas en suiza….cazos…bomberos antideshacios…
        En fin…los Rinconetes y Cortadillos del siglo XXI….será una nueva edad del oro? JAJAJAJAJA….Dele, que material no le falta!!

      • Zenón dice:

        @Red:
        El tema ya viene de antiguo.

        Juvenal, cuando menos
        ¿Quis custodiet ipsos custodes?

        Búho Nocturno: ¿De quién les estamos protegiendo?

        Comediante: De ellos mismos

        (Watchmen – Alan Moore)

        O mejor

        ¿Quien vigila al vigilante?

        Comandante Vimes: Yo

        (Mundo disco- Terry Pratchett)

      • marian dice:

        Ilegalizarse los policías entre ellos aún no, pero disolverse a porrazos si: «¡que soy compañero, coño»
        El tema éste de la autoilegalización en forma de relato me evoda al principio de El proceso, de Kafka (o mejor de El Castillo), pero creo que, en efecto, daría mayor juego en forma de texto teatral a lo Ionesco.

        • Red dice:

          @marian: Gracias por la sugerencia… la verdad es que aún no me he puesto con ello, pero quizá lo haga en la forma que usted dice. Hace tiempo que me apetece escribir teatro.

          Kafka es quizá mi autor favorito del siglo XX… pero no me convence para esta idea. Además, aunque me gusta mucho, cuando he escrito algo inspirándome en Kafka me han decepcionado los resultados, no sé por qué.

  6. Zenón dice:

    Red.

    De nuevo se equivoca.
    Esta vez con sus «seguridades» y mi modestia y lecturas..

    Espero no tenga usted la soberbia de contradecirme en esto.

    • Red dice:

      @Zenón: Hombre, si fuera por soberbia le aseguro que no tendría problema en contradecirle, que a mí lo que es soberbia me basta y me sobra para eso y mucho más. Pero ya que insiste usted en que sólo lee ciencia ficción y cómic, pues nada, le creo, y si me dice que del cómic sólo mira los dibujitos y lo de la ciencia ficción se lo ha contado un amigo, pues también le creeré.

      • Zenón dice:

        @Red:

        Yo digo lo que digo y no lo que usted cree o asegura que digo.
        Yo leo lo que leo y no aquello que usted cree o asegura que leo…

        Por lo demás; créame si le digo que… para usted la «perrona».

        • Red dice:

          @Zenón: No se me ponga subversivo. Usted leerá lo que yo diga, no vaya a ser que lea cosas peligrosas para su formación intelectual y espiritual. Usted cíñase a la Constitución Española (para ser un buen español) y a la Biblia (para ser un buen cristiano). Los cómics están llenos de superpoderes y brujerías varias, que ya me extraña que no estén excomulgados todos los autores e incluso los lectores de tales herejías. En cuanto a los autores clásicos, son todos paganos, y con saber eso basta para no leerles ni siquiera una sentencia citada en un cómic.

          Así que ya sabe, no se me disperse.

  7. Y ya de paso rehabilitar a Robespierre y plantar una hermosa guillotina ante la Zarzuela (a ver si captan el mensaje).O sea

  8. Pep didascalo dice:

    Gracias Don Ricardo por ofrecer ocasión de reflexión.
    Hay quienes se aprovechan de ello para discutir sobre quien la tiene más larga. Admiro, Don Ricardo, que no se canse usted de ellos, y que si le pasa, nos ahorre los dolores del parto y siga mostrándonos las criaturitas y como se parecen a su abuelo o abuela.

  9. Julio dice:

    Tremenda osadía la suya la de pedir ilegalizar a la derecha, cuando en Extremadura los de su credo viven, como diría Discépolo, revolcados en un merengue y en el mismo lodo que el ultraderechista, ultraliberal, ultracorrupto PP. Que me lo piquen menudo, para entenderlo.

    • Red dice:

      @Julio: ¡Muy bien! Siga manteniendo viva la gran tradición de trolls sociatas que tiene este blog. Estaban ustedes muy desaparecidos últimamente.

      Claro, que no me extraña. Yo si fuera del PSOE también me escondería XD

      Los de su credo, dice XD

      • Julio dice:

        @Red: lo suyo señor Red es una digresión, falta de argumento. Esperaba una respuesta razonada de don Ricardo, y solo he recibido la admonición del sacristán del Templo. Pero el sacristán, por su inferior rango, no está inspirado por el Espíritu Santo, de ahí que me haya incluido erróneamente en la «tradición de trolls sociatas», y encontrado entre los «desaparecidos» o «escondidos», fuerte lio. Perdone Mr. Red o, Sr. Rojo, -como más le plazca llamarse-, que le haya importunado pidiendo una razonada respuesta de don Ricardo al revolcón de cama entre Izquierda Unida extremeña y los ultraderechistas, ultraliberales y ultracorruptos del PP. Y siento mucho que se ofendiera tanto por haberme atrevido a llamar de esta forma tan irreverente a sus adorados compañeros de viaje del PP. Por cierto, antes de responder con sus acostumbrados exabruptos, le recomiendo que acuda al Rastro, por si le venden al menos una neurona a bajo precio.

      • Red dice:

        @Red: Lo mío evidentemente es una disgresión, ya que las explicaciones las pedía usted a don Ricardo, pero yo es que me he tomado la libertad, mire por dónde.

        Y ya que estoy tomándome libertades, le doy hasta el argumento, aunque corresponda a don Ricardo, pero es que es tan sencillo que hasta lo entiendo yo, que no tengo neuronas: él no es de Izquierda Unida. No creo que nadie tenga que dar explicaciones por lo que haga o no haga una formación política a la que no pertenece.

        • Julio dice:

          @Red: pues mire usted Mr. Red o Sr. Rojo, yo, palabrita del Niño Jesús que Dios lo tenga en su Gloria, no soy del PSOE, así que mi penitencia estaba ya cumplida con su pecado. Soy mayor de edad, y tengo criterios propios sin que me los dicte nadie, le guste o no a usted y a don Ricardo. ¿Le queda clarito?

          • Red dice:

            @Julio: Vaya, un troll sociata que no es del PSOE. Qué curioso.

            • Julio dice:

              @Red: grave deficiencia la suya al empeñarse obtusamente en colgarle etiquetas a los demás, cuando no es capaz de entender lo que infructuosamente trata de expresar aporreando un teclado de ordenador. Lamento sinceramente que llegara tardíamente al reparto de neuronas, ya le he dicho que visite el Rastro por si consigue siquiera sea una de módico precio. Y como no estoy para entretener a sacristanes ociosos, hágalo con el párroco don Ricardo. Amen.

            • Red dice:

              @Julio: Muy bien dicho, troll sociata. Hala, a cascarla.

  10. Red dice:

    Oiga, don Ricardo, que dicen por ahí que soy el sacristán de Moscú, y digo yo: ¿qué pasa, que en Moscú los sacristanes viven del aire? ¡Le exijo una paga! Me conformo con poco, pero no es normal que una persona de izquierdas como usted me tenga explotado sacristaneando por la cara. ¡Hombre ya!

  11. Zenón dice:

    Un inciso.Don Ricardo.

    ¿Qué ha pasado con aquello de: Me cago en la casa real?

    http://www.asueldodemoscu.net/2007/07/me-cago-en-la-casa-real/comentarios

    Lo digo pues los otros cagamentos ( en Dios, en el príncipe, en la democracia, Cataluña, UpD, la reina de Dinamarca… Etc.) siguen en vigencia.

    ¿Qué ha pasado con ese post en particular?

    ¿No me diga que ha reculado?

    ¿Le han obligado a recular?

  12. Nynaeve dice:

    Ni simpática, ni democrática, Don… por favor…

    Aquí, cómo en casi todo, el problema es la educación. Un pueblo sin educación (entendida como pedagógica, no masticar con la boca abierta), es pasto de la manipulación que siempre está al servicio del poder. Y el que más tiene, no suele ser de izquierdas, por lo menos en nuestro entorno.

    El problema ahora mismo es desprogramar. La gente no se lee los programas electorales, tampoco obliga a sus políticos a cumplirlos (déficit democrático), por lo que los partidos políticos en su mayoría, no proponen un programa electorales, sino que diseñan campañas de marketing, sabiendo que luego si no lo cumples, no te pasa ná.

    Luego están los que se los leen. Ups, yo voy a votar a UPyD y me encanta su programa, qué bonito, cómo mola, cuantas palabras geniales…. Y ya está, ahí se queda. ¿Para qué comparar o contrastar?. Para que leer lo que dicen otros programas electorales al respecto de un tema concreto?, ¿para qué comprobar, que diga lo que diga el programa, cuales han sido las acciones de los políticos de esos partidos en los diferentes entornos de responsabilidad?

    Eso es mucho trabajo… y hay que conseguir que la gente, aprenda a tener sentido crítico, el que sea y pero que sea propio…

    Lo de las ilegalizaciones, no lo veo…. lo primero, daña mi sentido demócrata hasta lo más íntimo, lo segundo es que lo único que les falta ya, a toda esa panda, que bebe las aguas parroquiales, es darles más motivos para convertírse en mártires…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.