¿Cómo se organizan unas elecciones primarias abiertas? Como una ola (y 2)

Posted · 24 Comments

BKorUwLCMAAWGNAMis amigos de EQUO se enfadaron mucho conmigo el otro día porque decían que les trataba de forma injusta. Espero que no se enfaden hoy si digo que lo que aún me une a EQUO, y por lo que le admiro sin límite es por la forma en que se han organizado, horizontal, radicalmente democrática y transparente, y porque han conseguido que la participación de la militancia en el día a día de la vida del partido es mayor que en cualquier otra formación que yo conozca. Eso tiene sus problemas y sus dificultades, sin duda, pero se consigue mediante algo que es esencial: voluntad política.

Organizar unas elecciones primarias es sólo cuestión de tener voluntad política para hacerlo. Y nada más. EQUO lo ha demostrado ya varias veces. Organizar unas primarias abiertas para montar unas candidaturas unitarias que llevasen al Congreso un programa político para un proceso constituyente, es también una cuestión de voluntad política, y si los partidos que tienen más poder de convocatoria se comprometiesen con voluntad política real, es decir, con honestidad y generosidad, en ese proceso, lo sacarían adelante. Voy a explicar, de manera esquemática, cómo:

1.- Harían falta tres condicionantes programáticos previos:

  • Rechazo de raiz de la agenda neoliberal de la Troika.
  • Reforma de la ley Electoral.
  • Convocatoria de elecciones constituyentes.

2.- Una vez alcanzado un mínimo acuerdo programático, y proclamada la voluntad de conformar candidaturas unitarias conjuntas, habría que diseñar la forma en que se celebran esas elecciones primarias. Para empezar, todas las organizaciones que intervengan en ello, deben reconocerse mutuamente como interlucutores válidos, y como amigos en lugar de cómo adversarios, incluyendo sus discrepancias. A partir de aquí se me ocurren ideas, pero son ideas mías, que enumero a continuación, pero que pueden ser cambiadas por otras, y sin duda alguna completadas con otras muchas:

  • Todo el proceso debería estar supervisado por un consejo de al menos 10 personas respetadas por todas las partes. Una especie de consejo de ancianos reconocidos por todo el mundo que no tengan otro internés que el de sacar las candidaturas adelante, y que no se presenten como candidatos o candidatas.
  • Hay que elaborar un censo de las personas que quieren participar en las elecciones primarias abiertas. Aquí, el papel de los partidos políticos en particular, y el de las organizaciones en general, es esencial, porque quizás deberían ser ellos los que hicieran un llamamiento a sus votantes reales o potenciales, a sus militantes y a sus socios en el caso de otras organizaciones, para que participen. El llamamiento debería tener credibilidad suficiente como para animar a los abstencionistas a participar en la elección de las candidaturas. Para conseguir esa credibilidad, los partidos políticos deben comprometerse a que su participación en el proceso supone aceptar las candidaturas que salgan como propias y, por lo tanto, pedir el apoyo para ellas en las elecciones.
  • En mi opinión, inscribirse en el censo debería llevar aparejado el pago de una cuota que es simbólica -50 céntimos para parados, entre 1 y 5 euros para el resto en función de su situación-. Esta cuota serviría para financiar mínimamente todo el proceso, y además sería una forma de compromiso individual.
  • Podrían presentarse todo tipo de candidaturas en cada circunscripción: personales, de organización, de partido… Las organizaciones y partidos podrían optar por presentar candidaturas o apoyar las presentadas. En cualquier caso, los votos serían personales, y las listas abiertas y no bloqueadas. Es decir, si en una circunscripción hay que hacer una lista de cinco miembros, cada votante votaría a cinco personas. Las cinco personas más votadas formarían la candidatura por orden de votos obtenidos.
  • Los cabezas de lista de las circunscripciones podrían elegirse en votaciones separadas o no.
  • La candidatura a la presidencia del Gobierno (no sé si es por ley la cabeza de lista de Madrid o eso es solo una costumbre), debería ser elegido por el censo de toda España y no sólo por la circunscripción por la que se vaya a presentar.

El hecho de que los partidos políticos renunciasen a presentarse a las elecciones en favor de las candidaturas unitarias elegidas por este procedimiento no supone en absoluto la desaparición de los partidos, ya que éstos mantienen su actividad, y podrán presentarse en convocatorias posteriores. Se trata de la elección de unas candidaturas especiales, en un momento excepcional. Simplemente eso. Sin embargo, estoy seguro de que los partidos que participen en este proceso, saldrán fortalecidos de le, porque les reforzará, al recuperar la confianza de sectores de la sociedad que la habían perdido.

Estas son solo unas ideas. Es evidentemente un proceso complejo que no se puede despachar en un post de un blog, y que además debe ser puesto en marcha de manera colectiva por un gran número de organizaciones sociales y políticas, así como por ciudadanos y ciudadanas que a título particular quieran participar en él.

24 Responses to "¿Cómo se organizan unas elecciones primarias abiertas? Como una ola (y 2)"
  1. Pedro Fresco dice:

    Hola Don,

    Estos procesos de primarias abiertas creo que se van a comenzar a imponer en la izquierda y en la pseudo-izquierda (PSOE), un poco a imitación de lo que hizo el partido socialista francés y también con algún ascendente con las primarias estadounidenses (aunque no tien nada que ver ni en la institucionalización de partidos ni en la realidad presidencialista).
    La coalición Compromís parece que va a hacer primarias abiertas a los simpatizantes, también con esa cuota simbólica y/o un compromiso de no votar a otro partido. Sé que en el Partido socialista del País Valenciano uno de sus dirigentes, Francesc Romeu, también es partidario de este sistema.

    El proceso que usted describe es bastante irreprochable y creo que puede funcionar bastante bien dentro de un partido, lo que pasa es que crea problema es cuanto esto se amplía. En Compromís, que es coalición de tres partidos, está habiendo mucha polémica porque el partido más grande quiere que solo voten los afiliados para imponer así su línea política, aunque parece que no le va a salir bien.
    Si en una coalición de tres partidos esto se convierte es complicado no me quiero imaginar qué pasaría con una “ola” como la que usted propuso, con partidos y movimientos ciudadanos mezclados. Las tentaciones de los partidos para imponer su fuerza serían muchas.
    Por ejemplo ¿aceptaría IU ser un actor más en una “ola” como estas? Yo creo que no y no solamente por sus conceptualizaciones alcanforadas de partido-vanguardia sino porque su entidad quedaría absolutamente disuelta en esta realidad. IU dejaría de representar algo más allá de lo que son sus afiliados individualmente y de las posibles orientaciones al voto que de la cúpula.

    En cualquier caso y a pesar de que lo que propone usted es absolutamente necesario, yo creo que debemos ir más allá. Creo que la democracia “directa” en sus distintas variantes debe avanzar en muchos más caminos que el simplemente electoral. Creo que hay experiencias de democracia directa en países como EE.UU o Suiza (no todo es malo en esos países) que hay que estudiar e intentar importar, así como empezar a desarrollar áreas de democracia popular más allá de los partidos.

    Saludos,

    • @Pedro Fresco: dos cosas:

      1.- Las primarias abiertas no son nuevas. EQUO las ha hecho, ICV las hace hace años, e IU Valladolid hizo unas en las que el censo de simpatizantes cuadriplicó al de militantes. Eso no es nuevo.Lo nuevo, lo que yo propongo es que eso se haga para conformar candidaturas unitarias de la izquierda ante las que decaigan las de los partidos.

      2.- Dice usted:

      ¿aceptaría IU ser un actor más en una “ola” como estas? Yo creo que no y no solamente por sus conceptualizaciones alcanforadas de partido-vanguardia sino porque su entidad quedaría absolutamente disuelta en esta realidad.

      Creo que se equivoca. IU debería aceptarlo, porque, como el resto de los partidos que lo acepten, y como digo en el parrafo penultimo del post, saldría fortalecida del proceso. Además, no creo que su entidad quedase disuelta ene sa realidad. IU es el partido mayoritario en la izquierda, y eso, en un proceso abierto, acabaría reflejándose, ya que militantes, simpatizantes y votantes de IU, e incluso IU, podrían presentar candidaturas que acabarían teniendo un apoyo mportante y una presencia importante en los resultados.

      He dicho, y cómo lo he dicho de bien…

      • Pedro Fresco dice:

        @Ricardo Royo-Villanova: Don,

        No sabía que IU lo había hecho en Valladolid ni que lo hace ICV (¿votan los simpatizantes? ¿en serio?). Lo de EQUO sí lo sabía, pero EQUO es un partido nuevo y muy pequeño cuando las hizo.
        En cualquier caso sí son algo “reciente”, algo todavía muy minoritario y algo que se va a imponer poco a poco.

        2- Lo que quería decir no es quedaría disuelta irremediablemente, sino que no lo aceptarían porque temerán quedar disueltos que es distinto. En cualquier caso la candidatura ciudadana sería una realidad en si misma, sería algo más allá de los partidos y es bastante difícil prever lo que pasaría. Igual IU capitaliza esa ola como dice usted pero ¿por qué no EQUO? ¿Por qué no otro partido? ¿O por qué no un modelo de candidatura que no dependa de los partidos?
        Cuidado que la idea de candidaturas sin partidos (M5S en Italia) está empezando a vislumbrarse como una alternativa válida.
        En cualquier caso IU debería mirar el interés general y no el interés corporativo y eso es lo que le pediré si llega el momento, pero claro pedir eso igual es ciencia-ficción.

        Saludos,

        • @Pedro Fresco:

          1.- EQUO lo ha hecho no una vez, sino sistemáticamente. Eligen todo en primarias, desde miembros de la dirección hasta candidaturas.

          2.- ICV lo hace desde hace años, y en ellas participamos los simpatizantes. Yo estoy dado de alta como simpatizante de ICV y soy invitado a participar tanto en los procesos congresuales como en las elecciones de candidaturas. No paticipo, porque no conozco la realidad de ICV, pero si quisiera, podría votar.

          3.- Lo de IU Valladolid es muy interesante, mucho. Aquí se habló bastante del tema en su día, entre otras cosas, porque los simpatizantes tuvieron un alto grado de participación.

          4.- Yo no digo que IU vaya a capitalizar las candidaturas ciudadanas, sino que todos los partidos que ºsean lo suficientemente generosos como para facilitar su constitución, podrán capitalizarla, ya que saldrán fortalecidos.

          5.- El problema de las candidaturas ciudadanas sin partdios es que en realidad son un nuevo partido que no viene a traer a los abstencionistas, sino a repartirse el pastel. Que los partidos participen es crucial. Si no sería otra cosa.

          6.- Sobre el funcionamiento posterior de las candidaturas ciudadaanas, una vez pasadas las elecciones se puede hablar mucho también.

          • Jul dice:

            @Ricardo Royo-Villanova: Pues francamente, yo eso de que esté usté apuntado en el censo de simpatizantes de ICV, por ejemplo, me escama. Eso ya abre paso al caciqueo, porque yo voy y me apunto a las primarias de donde me dé la gana porque hace falta reforzar al candidato tal o cual, o al de mi partido, y eso no puede ser.

            Estimo, además, que no se trata sólo de mirarlo en clave generosidad, apertura, modernidad megaprogre… frente a egoísmo de partido, cabildeo interno, concepción de partido-vanguardia. Claro que algo de eso hay, pero la cosa es bastante más compleja. Supongamos por un momento que se hacen primarias abiertas, se presenta Baltasar Garzón tal y como está postulando su ex-jefe de filas, el otro rey mago, se genera una ola de entusiasmo progre con el consiguiente apoyo mediático… y va y gana. Bueno, pues eso enviaría a la mierda un proyecto de izquierda y, por ejemplo, las gentes de IU, I. Anticapitalista y muchos otros sólo tendríamos dos opciones: negarnos a acatar el resultado (con el rosario de divisiones y acusaciones que se generarían) o tragar y que nuestras organizaciones cayeran en el descrédito más absoluto entre las gentes de izquierda (y posiblemente que la militancia se fuera a su casa). Es sólo un ejemplo que pongo para que se compruebe que la cosa no es tan fácil… (en el País Valenciano, por ejemplo ¿alguien se imagina como posible un escenario con primarias abiertas incluyendo tanto a Compromís como a EUPV? Yo lo veo muy dificil).

            Vamos, que vaya rollo me he soltado. Pero espero que se entienda como contribución al debate, dejándonos de entusiasmos abstractos y entrando en los posibles problemas.

            • @Jul: bueno, don Julián, hay muchas cosas que no pueden ser y son. Por ejemplo, que se afilie a gente a un partido para reforzar una corriente -ocurre a diario en muchas asambleas de IU-, que no se de de baja en realidad del censo a quién se borra del partido para hacer pasar ciertas asambleas por más grandes de lo que son y que tengan más peso en la elección de delegados, cosa que ocurre todos los días también en IU. Y le ruego que no me lo desmienta, no vamos a llamarnos tontos el uno al otro..

              En cuanto a la objeción general que plantea, es que yo creo que tiene dos respuestas: una, que cualquier candidato que se presenté tiene que aceptar los puntos programáticos acordados. Yo no se cuáles serán, finalmente estos mínimos puntos programáticos acordados si algo así se lleva a cabo. Pero el candidato potencial del que habla, con los que yo apunto seguro que no podría presentarse.

              Por otra parte, señor mío, creo que tiene usted muy poca confianza en el peso que realmente tienen sus posiciones en el seno de la izquierda convocada a este proceso. Yo no dudo de una cosa, y es que las candidaturas más del gusto de IU tendrán mucho peso en lo que finalmente se elija, no porque lo imponga nadie en negociaciones a cara de perro, sino porque es lo que hay en el seno de la izquierda.

              En cuanto al juppiprogresismo del que me acusa, por apelar a ideas como la generosidad o la responsabilidad, haga el favor de aplicárselo al consejo político federal de IU, que apela en su último (y bastante bueno) documento aprobado sobre este asunto.

              Como le digo, es cuestión de voluntad política. Se tiene y se hace (con problemas que solucionar, no digo que no), y si no se tiene, no se hace.

  2. mitxel dice:

    pues vaya pija al uso…

  3. mitxel dice:

    Y los de ICV no volverán a ser lo mismo desde que el cosculleja tiene que volverse a pagar las copas. ¡Que aumenten las dietas a este servidor del pueblo!

  4. mitxel dice:

    Por cierto, a ver si esta noche tengo insomnio y me leo la cosa esta que ha escrito tan aburrida.

  5. mitxel dice:

    Y lo de IU VAlladolid interesantísimo.
    Para todos menos para los vallisoletanos, claro.

  6. Red dice:

    Estoy de acuerdo en que así es como se organizan unas primarias abiertas, y en la necesidad de crear listas unitarias, y hasta en que la clave está en la voluntad política. Así que no puedo llevarle la contraria, don Ricardo, ya me gustaría pero no. Lo que me temo es que para que exista esa voluntad política los partidos tienen que ver las cosas muy crudas, y creo que todavía no lo ven tan mal. No hay más que ver cómo se conforman con cualquier cosa y subir unos pocos puntos en las encuestas les hace creer que la revolución está a la vuelta de la esquina.

  7. mitxel dice:

    eso, eso, pasen de mí mientras hacen caso al de los votos, que si no tiene un líder cada cuarto de hora se mea en la cama por la noche.
    Y si los peperos beben gratis son unos hijos de puta, pero si beben los suyos a cuenta del erario público son unos líderes de la revolución.
    Y este, sucientmanente, es el problema al que se enfrenta todo sectario.

    • Red dice:

      @mitxel: No voy a hacerle caso a don Ricardo en esto, no paso de usted, por mucho que sus comentarios poco constructivos me hacen pensar que tiene razón en lo de la rabieta.

      En lo que a mí respecta, no tengo para nada claro quiénes son los míos, y no les querría subvencionar los cubatas si lo supiera. Lo que sí tengo claro es que me gustaría que se llevara a cabo lo que propone don Ricardo en este artículo que usted desprecia, porque quizá los representantes así elegidos se parecerían más a lo que yo podría llamar “los míos”. Seguramente su alternativa sea mucho mejor, pero sigo sin saber cuál es.

  8. mitxel dice:

    por cierto, el post una retahíla de lugares comunes, mensajes vacíos y rebeldía inocua para intentar engañar a una izquierda que no colabora con franquistas, se llamen cifuentes o coscubielas.

  9. mitxel dice:

    joder, la hoja parroquial de puerto urraco tiene más ambiente que este blog…

  10. JM Colmenero dice:

    Buenas! Se trata como usted bien dice de un momento excepcional. De excepcionalidad democrática suelo decir yo. Y en esto punto no caben ni reformas ni parches, sino un cambio radical de sistema donde se recupere la soberanía de la ciudadanía (si es que la tuvimos alguna vez).

    Para ello, la única alternativa es un proceso constituyente que solo se puede conseguir desbancando al PP-PSOE mediante una super mayoría de eso que ahora denominan mayoría social.

    Creo que la hoja de ruta que propone en su punto 1 es la adecuada. Sí creo también que el programa de mínimos debe incluir también acciones de urgencia (en tanto se construye ese proceso constituyente -que debería también concretarse en puntos programáticos y no quedarse solo en la propuesta y desiderátum-), comenzando con una paralización del pago la deuda pública y soberana mientras se realiza una necesaria auditoría.

    Una vez se tuviera una nueva ley electoral y finalizara ese proceso constituyente, las distintas formaciones políticas entrarían de nuevo en el juego electoral de manera individual de acuerdo a las nuevas reglas del juego democrático emanadas de la nueva Constitución. Por tanto, también de acuerdo en que una “disolución” temporal ahora de siglas no tiene por qué significar la desaparición de los partidos.

    Sobre las candidaturas ciudadanas, esencial un modelo de primarias. Pero no solo eso, estas candidaturas ciudadanas deberían funcionar de manera transparente y horizontal, de manera que, por ejemplo, ese programa de mínimos se construyera entre todos y todas y se garantizara también esa transparencia y participación horizontal tras las elecciones.

    Y una pregunta para finalizar, Don Ricardo, junto a la idea de las candidaturas ciudadanas también está la alternativa de un frente amplio de partidos (al estilo Syriza o ANOVA). ¿Qué le parece?

  11. Paco dice:

    Me apunto a las propuestas constructivas, y añado: no hace falta ningún proceso constituyente, lo que hace falta es desalojar del gobierno a quienes están desvirtuando los valores democráticos de la constitución, y elegir un gobierno que haga otra política sensible a la mayoría. Como dice Ricardo, esto es muy sencillo, se puede si se quiere: Dentro de nada hay unas elecciones europeas, que vaya Vd. a saber para qué sirven, y puede ser una buena ocasión para promover una candidatura alternativa de izquierdas. Todas las medidas de procedimiento que propone Ricardo son factibles: Las personas candidatas se eligen libremente en primarias entre las candidaturas que propongan los partidos, organizaciones y agrupaciones de electores que tengan un aval importante de firmas, (a valorar eso de que cuatro de mis amigos y yo presentemos una candidatura);votan quienes se inscriban expresamente en el censo de primarias, en el que están automáticamente quienes estén afiliados a las organizaciones y partidos que avalen el proceso y se comprometan con él, basta que presenten sus censos; respecto de la financiación, añadiría que cada persona elegida se haga cargo de la parte alícuota de gastos, y si representa a un partido el gasto corresponderá al partido; como se paga: con un porcentaje del sueldo que se reciba, y si no paga se le expulsa, para ello habrá firmado un contrato vinculante. En las primarias, cada partido, agrupación y candidatura hará sus propuestas, y quienes van por libre también: ese será el programa electoral. La lista electoral a presentar a la población se hará por riguroso orden de votos recibidos, seas hombre o mujer. y además, las personas inscritas en el censo nos comprometemos a hacer campaña activa y a no votar a los partidos que no han querido participar en la lista unitaria. Para empezar, convoque Vd. en Madrid por todas las redes y foros en los que se le lee un día y hora para explicar la iniciativa invitando a todos los partidos de la izquierda, y a toda la gente que se considere de la izquierda, por ejemplo en el Ateneo, y si nos juntamos mas de cincuenta ya elegimos una gestora y lo pensamos mas en serio, buscando promotores en todos los pueblos de España. Y a subirse en la ola.

  12. mitxel dice:

    que se apunta a las propuestas constructivas dice el pollo….
    ¿pero es que aquí no escriben mas que siminaristas?

  13. Manolo dice:

    Las primarias en un partido funcionan bien. En un conjunto de partidos y organizaciones tiene muchos problemas prácticos.

    Es un sistema mayoritario, de modo que puede laminar la presencia de organizaciones menores. La gente con simpatía partidaria tiene que elegir entre incluir a conocidos de otros grupos o no hacerlo y su miedo es que los demás no tengan ese criterio de honestidad, con lo que la práctica indica que suelen votar a la propia lista completa.
    Hace falta una cultura unitária que desgraciadamente no se da en nuestro país.
    Sería necesario que antes de la convocatoria electoral en que se pretendiera eso, hubiera ya una práctica de formación de Bloque que ejercitara la unidad de acción en movilizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.