¡Salud, compis, que sois muy grandes!

¿Pero qué tipo de majaderas engreídas y pagadas de vosotras mismas sois que no os habéis dado cuenta de que os la han colado? ¿De verdad os creéis que os habéis hecho con los papeles de Cesicat? ¿De verdad os creéis que habéis leído algo que no quería alguien que leyérais? ¿Os creéis la tontería magnífica de la filtración? ¿Os creéis tan curtidas por haber estado en cuatro cargas y haber sido detenidas un par de veces que vais a sacarles los colores a una policía que ya ha demostrado en varias ocasiones su olímpico desprecio por los derechos civiles, e incluso humanos, como son los Mossos? ¿Perfiles evidentemente falsos y preparados para llamar vuestra atención os ponen en ridículo tan fácilmente? ¿Vosotras, que creéis en la conspiración universal de misteriosos poderes de todo tipo sois las únicas que conocéis y comprendéis esa conspiración hasta el punto de escapar a ella?

Compis falangistas: sois patéticas.

¿Qué es lo que sabéis, qué es lo que tenéis en realidad? Nada, nada que no hayáis hecho público vosotras mismas. Entre grandes aspavientos, con unos chistes que denotan una presunción de superioridad intelectual que no está justificada en absoluto, habéis difundido a diestro y siniestro unos informes del Cesicat que, supuestamente demuestran que este organismo espía a la supuesta élite revolucionaria catalana. En realidad, lo que habéis demostrado es que leen algunos perfiles de Twitter, es decir, que leen aquello que vosotras mismas decís en Twitter… ¡Qué atrocidad, que desenfreno el de los espías catalanas que twittean en horas de trabajo!

Sois la caña, compis, sois muy grandes.

Lo que sois es idiotas. No tanto vosotras -compis falangistas a quienes me dirijo sin saber exactamente quiénes sois- ya que parece que os ha salido redonda la jugada, porque alguno de vosotros es, con toda seguridad, un madero echando tinta en el mar, sino la banda de bobas que de manera acrítica y sin cuestionarse nada os están riendo la gracia y siguiendo el hilo. A ver si lo entendemos: los papeles del Cesicat no se han filtrado, no cuentan nada que no supiéramos ya -porque lo han publicado en sus twitters las supuestas espiadas- y la TIA catalana de la que tanto os reís os tiene exactamente dónde os quiere. Yo lo que haría es revisar bien la lista de compis espiadas. Me apuesto la cabeza a que entre ellas hay una o dos que son policías infiltradas.

Leed sus twits con atención: como le dijo Vito Corleone a su hijo Michael, poco antes de su muerte: “el que te proponga la reunión es el traidor”. Pues en verdad os digo que la que escriba los twits más incendiarios de entre las espiadas, esa es una poli infiltrada. Como que me llamo Don Ricardo.

Nada más, sólo quería darnos este consejo y ya me despido

¡Sois grandes, compis, besis!

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →