Izquierda Unida no quiere hacer primarias

Posted · 16 Comments

“Me parece bien, pero siempre se habla de primarias y luego nadie trae a los órganos una propuesta sencilla”. – Cayo Lara

Las elecciones primarias deberían ser un proceso muy sencillo. Simplemente consultar a la militancia, a los electores, a la sociedad en su conjunto, a quienes acepten ciertas condiciones, en fin, al modelo de cuerpo electoral que sea, quiénes van a ser los candidatos que determinado partido presenta a una convocatoria electoral. Izquierda Unida no quiere hacerlas, lo dejó claro ayer. Y es muy legítimo, pero deberían dejar de marearnos con el tema.

Ayer el Consejo Político Federal de IU inventó un método complicadísimo, más propio de la misteriosa Iglesia católica que de un partido político, para elegir sus candidatos y candidatas, incluida la cabeza de lista, a las elecciones europeas. En ese método hay de todo, menos votaciones de militantes, simpatizantes o ciudadanos, que, en lo que desde algunos círculos se considera como un alarde de apertura, sencillamente “no se excluyen”, pero parece, si he entendido bien el misterioso método diseñado, que quien conformará la candidatura, a partir de las propuestas que le lleguen de diferentes ámbitos internos, será una comisión de 15 personas más o menos representativas de la pluralidad interna de la formación.

Es curioso que las dos propuestas que se presentaron ayer en el Consejo Político Federal eran más abiertas y participativas que lo que finalmente ha sido presentado como un método de consenso, no aceptado por una de las partes, porque Izquierda Abierta ha votado en contra. Izquierda Abierta proponía que el cabeza de lista y algunos otros candidatos se eligieran en primarias abiertas a todos los ciudadanos que se declarasen votantes de IU y aportasen una pequeña cantidad (ponían de ejemplo un euro) para sufragar el proceso. La corriente EnComun por su parte proponía designar la cabeza de candidatura en primarias abiertas a la ciudadanía y el resto de la candidatura en primarias internas. La elección de cualquiera de estas dos propuestas habría sido una buena noticia y un paso adelante.

El método elegido finalmente no se lo puedo explicar bien, porque después de haber leído varias veces su descripción no acabo de entenderlo. Al parecer, se va a constituir una comisión de 15 personas representativas, en tres bloques, de la pluralidad interna de la formación, y a esa comisión van a llegar propuestas de integrantes de la lista electoral, a razón de dos por cada territorio, así como la  preferencia de cada territorio sobre la cabeza de candidatura. La única mención a las primarias es que entre los métodos para la formación de esta voluntad “no se descartan las primarias”, y en cualquier caso, la palabra final será de la comisión de los 15, que deberá elevar una propuesta al Consejo Político Federal para que la ratifique. Todo ello, por supuesto, si lo he entendido bien. Si eso son primarias, que venga Dios y lo vea.

Quizás sea un método más participativo que lo que existía antes, pero no es un método más abierto, y sobre todo, no son unas elecciones primarias, porque no se forma un cuerpo electoral que mediante el principio “una persona, un voto”, conforme la candidatura. Además, es un método que peca de “vanguardista”, porque a pesar de que establece de alguna forma tímidas maneras de conocer lo que piensa la militancia y organismos ajenos a la coalición, establece también mecanismos para que esta voluntad sea filtrada por diferentes instancias internas. Eso sí, no excluye las primarias para determinadas partes del proceso. Conociendo IU como la conozco por dentro, me atrevo a decir que los territorios que van a optar por primarias van a ser muy escasos.

Es incluso posible que de este proceso salgan listas presentables, no digo que no, porque IU ha cambiado mucho por dentro, y hay ya muchas más posiciones que las tradicionales; está todo muy mezclado, hay gente nueva, y ciertas actitudes aperturistas -como demuestran las dos propuestas de primarias presentadas al Consejo de ayer- pesan mucho más que antes, pero no será una candidatura elegida mediante un procedimiento abierto, es decir, los votantes potenciales, como siempre, tendremos que ver, oír y callar.

Si les interesa el tema, pueden lee este post de don Eberhard Grosske.

16 Responses to "Izquierda Unida no quiere hacer primarias"
  1. POCHOLO dice:

    Bueno, yo es que no entiendo muy bien la moda de “hacer primarias” copiada del sistema político de los EEUU, una superpotencia imperialista y un sistema político que según “Occupy Wall Street” también padece un fuerte déficit democrático. Me imagino que esta moda se habrá originado por la influencia del cine de Hollywood en los hogares españoles.

    En mi opinión la democracia y la transparencia deben ser “normales” en los partidos políticos, en su funcionamiento diario.

    ¿Debe IU hacer un proceso de primarias? Pienso que no, pero que en todo caso eso es un asunto de los militantes de IU que son los que constituyen el partido.

    ¿Si hay primarias debe votar persona ajena a la militancia? En mi opinión, no. ¿Por qué? No tienen elementos de juicio para elegir a los candidatos a los que no conocen. ¿A quien votaría un simpatizante de IU? A los compañeros más mediáticos, que son los únicos que puede conocer: Cayo Lara, Coscubiela, Garzón, Llamazares, Tania Sánchez, , Sánchez Gordillo, Centella, etc. En cambio el militante debe o debería conocer bién a sus compañeros de agrupación y de partido y por tanto supuestamente podria elegir con mayor criterio al compañero más honrado y capaz. Además, el militante es el alma del partido, mientras que el simpatizante sólo pasa por allí en un momento dado,concreto. Las primarias pueden provocar más gasto en las cuentas de un partido que ya está muy endeudado con los bancos. Además, las primarias ayudan a fomentar una especie de “cesarismo”. Personalizan el partido en una persona que luego puede llegar a tener más fuerza que el propio partido: el ejemplo es Zapatero y ya sabemos como ha acabado el partido tras su gestión…
    El proceso de primarias que he seguido recientemente ha sido el de ICV y ha sido gracias al “blog de l’Arqueòleg Glamurós”, puesto que los medios de comunicación tanto catalanes como del resto de España, han silenciado todo el proceso. Es decir, que a ICV las primarias no les han servido ni siquiera para que la gente conociera que defiende el partido respecto a Europa.
    En mi opinión, IU no debería hacer primarias y el candidato o candidatos debería salir del partido, es decir de la militancia (No de la burocracia) Pero si las hacen, no me importa porqué es un problema interno de IU.

    Respecto al supuesto déficit democrático que denuncia Don Ricardo, bueno pues sería, a mi entender, uno de los problemas que presenta intentar hacer un proceso de primarias en un partido político que no tiene nada que ver con un partido político estadounidense. Quieren hacer primarias y en vez de conseguir elogios positivos (Una ventaja) consigues que la gente te critique (Y con razón) Quieren una votación cuyos resultados puedan controlar. Para eso que no hagan primarias. Es absurdo…

    No votaré a IU ni a ICV mientras sigan defendiendo que hay que continuar en Europa. El programa es más importante que la persona escogida para aplicarlo. Esta es mi opinión Don Ricardo.

    • @POCHOLO: Pues es una opinión interesante que agradezco, don Pocholo, pero creo que le ocurre usted muchas veces lo que a don EP: habla como si hablase de unmundo perfecto. Y lejos de tal cosa, el mundo es una mierda.

      En primer lugar, la elección de candidatos por el partido mediante los cauces orgánicos digamos ordinarios, en IU, y salvo algunas excepciones, en realidad ha sido elección por una minoría dirigente y repetición de candidatos una y otra vez hasta que se han quemado, muerto o autoexcluido. Siendo, sobre el Papel, un proceso perfectamente democrático y legítimo, no lo ha sido en la realidad.

      En segundo lugar, es que usted habla de los partidos como si fueran islas dentro de la sociedad, y no deben serlo. Los partidos deben establecer lazos permanentes con la sociedad más allá de los momentos electorales y del cauce institucional. Los partidos son instrumentos ciudadanos para aplicar políticas desde las instituciones, y los ciudadanos podemos relacionarnos con ellos en el nivel que nos parezca, incluyendo la militancia directa, pero no excluyendo otras formas de participación, como colaboración en áreas de elaboración -está en los estatutos de IU desde el principio, y en según qué ámbitos ha funcionado muy bien- o en procesos de primarias.

      A mí, como ciudadano que simpatiza con varios partidos políticos, y conocedor que soy de que los partidos tienen tendencia a presentarnos candidatos impresentables, me interesaría mucho que éstos me dieran voz para poder influir en la elaboración de esas candidaturas. Así, al menos, podría ir a votar desde la corresponsabilidad.

      Finalmente, y muy interesante eso que dice usted, y que se suele emplear en los partidos para justificar su postura a espaldas de los ciudadanos a los que dicen representar, es eso de que lo que importan son los programas y no las personas. Es cierto en el plano ideal, y lo sería en un mundo perfecto como el que mencionaba antes, pero en este mundo no, y las personas que integran una candidatura pueden convertir en increible el programa que dicen representar. Por ejemplo: Moral Santin encabezando una candidatura de IU con un programa centrado en la transparencia y la limpieza. Las personas importan, creo, don Pocholo, y mucho: Otra cosa, son, por supuesto, dificultades coyunturales como las que usted señala para elegir a esas personas, ya que unas parten con más conocimiento y apoyos inicialmente que otras, pero eso se puede corregir en el método, si hay voluntad política para ello.

      En cualquier caso, lo ideal sería un procedimiento conjunto para elaborar las candidaturas junto al debate del programa. Un debate abierto sobre el programa en el que surgieran y se midieran posiciones programaticas y políticas diversas que, finalmente deberían estar representadas en la candidatura por unas u otras personas, ampliamente conocidas por el cuerpo electoral, porque han participado en ese debate.

  2. RICARDO TORMO dice:

    Una vez más sigo sin entender el súbito amor por las primarias dentro del ámbito de la izquierda. Que ventaja democrática se consigue? Que el candidato favorito de la dirección salga con más refrendo? o al revés que que el equipo favorito del partido sufra un batacazo con los votos de la ciudadanía? Todo esto partiendo de la base que alguien muestre interés por votar a los candidatos en primarias mas allá del entorno más cercano al propio partido cosa que pongo muy en duda. Ya veremos las cifras de EQUO cuando las publiquen. Coincido con Pocholo en un tema: Y el programa? Le importa a alguien?

  3. sukoi-27 dice:

    Yo todo esto lo encajo en un problema….la inmensa mayoria de la población a dad la espalda a los partidos como estructura política de participación. Tras mil y una barrabasadas la gente ya esta harta… y como se soluciona esto? Pues ya ahí no llego…es mas …por suerte es un problema ajeno…mi propuesta de izquierda va viento en popa….y cuanta mas redada, mas prohibición y mas cerrazón…pues ale!! mas apoyo…http://www.publico.es/politica/494629/rajoy-escucha-este-silencio….venga, ánimo la izquierda española debe buscar su propio ser y tal vez ahí encuentre a su pueblo….

  4. Juan dice:

    Dice usted esto, Don: “Es curioso que las dos propuestas que se presentaron ayer en el Consejo Político Federal eran más abiertas y participativas que lo que finalmente ha sido presentado como un método de consenso”.

    Es que falta añadir que las propuestas presentadas eran 3: la oficial, y las dos alternativas que usted señala. La oficial era que las federaciones (no se sabe bien mediante qué procedimiento, se intuye que desde sus direcciones) y sensibilidades proponían nombres y era competencia del Coordinador elaborar una lista con las sugerencias recibidas. Vamos, lo de toda la vida. Y, aunque ese sistema fue criticado por la gran mayoría, pidiendo más participación, muchas personas criticaban a su vez las propuestas presentadas. De ahí que se buscara un consenso, que a mí tampoco me terminó de convencer.

    • @Juan: Bueno, don Juan, pero usted habrá leido mi último párrafo. Es posible que sea un método mucho mejor que lo anterior, pero no responde a las espectativas e absoluto. Cuando otros partidos están yendo más allá, IU no puede quedarse atrás en lo que se refiere a apertura, participación y transparencia.

  5. Juvenal dice:

    Bueno, cómo está el patio. Decir que las primarias son copia de métodos de una potencia imperialista ¿es un argumento contra la democracia directa interna a una institución que debe ser transparente y sintonizada con la sociedad? ¿O es una mala analogía traída por los pelos, al nivel de “no bebamos cava porque es catalán” procedente de otros ámbitos? Por poner un ejemplo.

    ¿Es una “moda” en los partidos de izquierda someter programas y candidatos a militantes y ciudadanía? ¿En serio? ¿Moda? Escucho ahora a una izquierda decimonónica, que no escucha, que no pulsa, que cree que solo los puros tienen asegurado el paraíso… Que ha olvidado qué significan palabras como asamblea, democracia interna, apertura, sujeto transformador, vanguardia social y de clase… A lo mejor la de ahora no es una realidad que les guste o no quieren percibirla. Pues no será la realidad la que se adapte a vds., lamento avisar.

    Allá ustedes.

  6. Pedro Fresco dice:

    Pues yo estoy absolutamente a favor del espíritu de Don Ricardo y del comentario de Don Juvenal.

    Aquí parece que nos creemos que estamos en 1917, y nada de lo que pasa tiene mucha relación con lo que pasaba antes, ni los métodos, ni las soluciones ni la ética social imperante. Fuera de los mecanismos inherentes al sistema capitalista, todo lo demás ha cambiado.
    ¿Que estamos copiando a EEUU? ¿Y qué? Yo también le copiaría muchas cosas a ese paraíso fiscal que se llama Suiza, donde sus ciudadanos eligen por democracia directa muchas de las cosas que aquí se deciden en oscuras reuniones en las cúpulas de los partidos. Le copiaría cosas a esos estados semi-analfabetos y cerrados del sur de los EEUU, donde los ciudadanos pueden elegir al jefe de la policía o a cargos judiciales. Miren, uno que cree en que la democracia va más allá de los partidos, llamenme romántico.

    Cierta izquierda sigue creyendo en el partido vanguardia y en el centralismo democrático (…), como si eso tuviese algún sentido hoy o alguna posibilidad de triunfar. Se ignora conscientemente que la ciudadanía está alejada de los partidos, que los considera como organizaciones anticuadas, endogámicas, defensoras de intereses preestablecidos, etc. Pero eso es así y lo piensa alguna derecha y mucha izquierda, de esas que salen a las calles, intentan un poco infantilmente arreglarlo todo por asambleas y que representan hoy algo mucho más radical que los jerifaltes del PCE.

    Se dice que lo importante es el programa y no los representantes. Pues entonces yo no entiendo para qué valen 350 diputados, más de un centenar de senadores y miles de diputados autonómicos y concejales en los ayuntamientos. Si aquí lo que importa es el partido presentamos un personaje de 3D como en ese episodio de la serie británica Black Mirror. O juntamos el ejecutivo y el legislativo, total qué más da.
    Cuando alguien elige un representante no elige sólo un partido ni un programa, elige una persona que se considera seria y responsable, se elige una persona fiable y que nos de confianza. Si no lo hacemos así (y no lo hacemos muchas veces) insisto que nuestra democracia está mal hecha.
    Para mi no es lo mismo que me represente Jose Bono o Tomás Gómez, Gaspar Llamazares o Jose Luis Centella, Rosa Díez o Fernando Savater, O Reyes Montiel o Florent Marcellesi. Llámenme purista, pero hay gente de la que no me fio y gente que no votaría nunca aunque se presentasen bajo el mismo programa que otros a los que sí votaría.

    Otra cosa distinta es que unas primarias tienen que estar bien hechas. Es decir, si al final lo que estás eligiendo es una cara bonita para un cartel entonces no vale para nada. El candidato tiene que poder imprimirle al programa y a la acción política su propio sello, sino sólo es propaganda.
    ¿Qué tienen peligro? Por supuesto, todo en la vida tiene peligro, todos los cambios son peligrosos, pero que sean precisamente los que defienden una revolución quienes se oponen a estos cambios por peligrosos no deja de ser una ironía. A ver si en vez de una revolución lo que estamos defendiendo es una involución en materias en las que no debemos involucionar.

    Planteé el otro día en un escrito ( http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2014/01/democracia-radical-vs-democratismo.html ) cómo la democracia radical (primarias, democracia directa, representatividad electoral, e-goverment, democracia para cargos públicos, etc.) era precisamente la vacuna para evitar una revolución democratista anti-partidos y anti-democracia representativa que podría tener consecuencias peligrosas para muchos de los espacios de libertad ganados en el último siglo y medio.
    Qué un partido como el PP, con una masa de ancianitos militarizados para votarles, se resista a cambios democráticos internos tiene un sentido, porque todavía no nota el aliento en el cogote de quienes sí están por esos cambios; pero que IU y mucho menos el PCE se crean que estamos en 1950 y que no tienen que hacer cambios profundos en la forma en la que se dirige la coalición es verdaderamente un suicidio absurdo que lo único que puede provocar es que otros se acaben llevando el voto que en principio iba para ellos.

    Saludos,

  7. Kike dice:

    No confundir “primarias abiertas” con primarias. Se pueden hacer primarias entre la militancia, si lo que se teme es que la población a la que se quiere representar carezca de criterio. Si no se tiene ese temor y se pretende avanzar en una auténtica representación, pues primarias abiertas a la sociedad. Es posible que el pueblo llano no sea tan deshonesto como para votar a la contra si se le da la oportunidad… En todo caso, mejor tener representantes que dirigentes, es la diferencia esencial entre las democracias más avanzadas y la nuestra. Cualquier día habrá primarias en el PP…

  8. Red dice:

    IU tiene gente y propuestas interesantes, pero su funcionamiento interno da una pereza enorme. Por eso yo he desistido de saber cómo funciona por dentro.

    La militancia es otro tema, los que he conocido de IU sí suelen ser partidarios de un funcionamiento más democrático, transparente y abierto.

  9. Pedro Fresco dice:

    Por cierto, cuanto antes digo que esto es un suicidio para IU y que otros capitalizarán esto, aparece un embrión de candidatura liderada por Izquierda Anticapitalista con Pablo Iglesias Turrión como estrella emergente.

  10. sukoi-27 dice:

    Mira…izquierda anticapitalista si que tiene mejor pinta…

  11. zenon dice:

    ¡¡¡Sukoi es un FACHA de mierda!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.