desigualdad_2Hace un par de días, Intermón Oxfam presentó su informe “Gobernar para las élites” en el que se presenta una serie de datos sobre la desigualdad en el planeta. En el resumen que la ONG publica (no les quiero torturar con el estudio completo) se presentan algunas frases que han hecho temblar las redes sociales estos días:

  • Casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el 1% de la población
  • La riqueza del 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial
  • La mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo.

No voy a repasar por qué estas frases son simplemente falsas, Miquel Roig , Pablo Rodríguez Suanzes y Ricardo Galli lo han hecho mucho mejor que yo. Prefiero ir un punto más allá en mi horrible planteamiento liberal. No me parece mal, per se, que el 1% de la población posea la mitad de la riqueza. No le veo el problema a la desigualdad económica en sí misma. La idea de que la economía es un juego de suma cero en el que lo que tú ganas me lo quitas a mí, tenía sentido cuando vivíamos en los años ochenta y nos enfrentábamos a una crisis nuclear. Pero el mundo ha cambiado mucho desde entonces. Si los 1000 millones de personas que ahora viven bajo la pobreza extrema multiplicasen por 10 su riqueza y el 1% de la población más adinerada la multiplicase por 1000 aumentaría la desigualdad, pero les aseguro que aceptaba el cambio.

Es más considero que la desigualdad es la única forma bajo la cual el ser humano prospera. Todos los sistemas que han pretendido fomentar la igualdad la han encontrado siempre en el mismo sitio: la pobreza generalizada de los ciudadanos.

Al mismo tiempo que el informe de Intermón, la fundación Gates ha presentado su carta anual y me siento mucho más cómodo con ese discurso (leanla, es un rayo de esperanza), pero estas frases no tienen salida en los medios:

  • Turquía y Chile han alcanzado ya los niveles de los Estados Unidos de 1960. Y Malasia y Gabón están a punto de alcanzarlos.
  • El porcentaje de personas extremadamente pobres se ha reducido a menos de la mitad desde 1990.
  • Para el 2035, casi no quedará ningún país pobre en el mundo.

¿El mundo es una mierda? Sí. Es inaceptable que en 2014 sigamos dejando al margen a 1000 millones de seres humanos ¿Está empeorando la situación? No. Cada día que pasa el mundo se convierte en una mierda menos detestable. Cualquier índice que mida el progreso de la Humanidad está mejor ahora que hace treinta años: renta per cápita, contaminación, mortalidad infantil, tasas de alfabetización. CUALQUIERA.

La principal limitación (y aquí discrepo con el señor Gates) es que seguimos impidiendo a los países menos desarrollados crecer. Cuando imponemos la política agraria común, las cuotas al textil, los aranceles a los productos agrícolas, impedimos a esas sociedades emprender el camino que nosotros hicimos y por el que dejamos atrás la polio, la contaminación y las familias de 10 hijos porque sabías que 5 iban a morir.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →