liberal_266x141España es un país (¿Estado? ¿Nación? ¿Agrupación casual y momentánea de personas y personos?) curioso. Nos solemos tomar la política como lo hacemos con el fútbol. Trazamos una línea, seleccionamos un bando y decidimos quién está con nosotros y quién en contra. La izquierda y la derecha, la monarquía y la república, el obrero y el empresario, el Madrid y el Barcelona o las setas y los Rolex. Así aparecen situaciones que siempre me han llamado la atención.

La derecha se ha hartado estos meses de defender la vida del “no nacido” con palabras grandilocuentes (¿Nasciturus? ¿Qué mierda es eso?) y profundos sentimientos. Casi parece estar oyendo a la izquierda clamando por los derechos de los animales y seguramente hayan copiado algún discurso al respecto. Sin embargo no tienen ningún reparo en asesinar a 15 seres humanos, nacidos y crecidos, cuyo único error fue desear tener una vida mejor.

La izquierda por el contrario no ha dejado de defender el derecho de una mujer a hacer con su cuerpo lo que le plazca y que ningún Gobierno o legislador debe imponer restricción alguna sobre aquello que no es suyo. Casi parece estar oyendo a un liberal clamando por la libertad de contrato y seguramente hayan copiado algún discurso al respecto. Sin embargo si les planteas legalizar la prostitución, es muy probable que argumente que es una imposición machista y que ninguna mujer se prostituiría por propia voluntad. Curiosamente, la libertad de una mujer sobre su vagina depende de para qué la use.

Si aparece cualquier atisbo de religión católica en la vida de un socialista, clamará por el laicismo. Si te ve por la calle un 27 de Diciembre saltará con el insulso, mediocre y equidistante ¡Felices Fiestas! Sin embargo abrazará alegremente la asquerosa alianza de civilizaciones. Tendrá muchísimo cuidado de no ofrecer alcohol en las cenas de gala a los presidentes de Irán y entenderá que no se le quiera dar la mano a la Reina. Ojo, que al Rey sí se la da, no se aprovechen de la coyuntura para darle un palo a los Borbones.

Las subvenciones son el mal para los liberales en lo económico, pero eso sí, que los resultados de España en las olimpiadas sean mediocres es una ofensa insufrible y debemos crear miles de planes de apoyo para que la excelente generación de jóvenes arqueros que tenemos pueda vivir en un centro de alto rendimiento público dedicado a lanzar flechitas con nuestros impuestos.

izquierda-derecha

El federalismo, que permite (incluso diría que alienta) las desigualdades entre las regiones más ricas y las más necesitadas tiene mayor aceptación en la izquierda.

Si eres de derechas dirás que los crímenes de la guerra civil están superados y que no se debe remover a los muertos, algunos hasta se atreven a elaborar complejas teorías con tal de no reconocer lo hijodelagranputa que era Franco. Atrévete a trasladar esos mismos argumentos respecto a ETA y espero que estés en forma y corras rápido.

Aunque lo de justificar las tropelías de los dictadores afines no es ni mucho menos monopolio de la derecha. Corre el rumor de que decir que el régimen comunista-hereditario de Corea del Norte es un absoluto desastre, es señal de intereses ocultos y pagos de la CIA y el MOSAD.

Y así con cientos de aspectos. Pocos se mueven de esos principios heredados. Ya no hablo de políticos que deben cumplir con sus jefes para asegurarse el sueldo (y como no saben hacer nada más deben cuidarse mucho), también me pasa con las personas que me rodean.

¿Se puede ser de izquierdas y creer en la indisolubilidad de España?
¿Se puede ser de derechas y creer que Franco era un asesino?

Sigan a don JJ en Twitter. 

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →