maxresdefault

¿Qué ven en la foto que hay sobre estas líneas? ¿Unos nazis, quizás? No, yo no veo unos nazis. Lo que veo es al lumpenproletariado en acción, porque el lumpenproletariado es clase obrera desclasada, que es la que cae en el fascismo. Ser neonazi, como ser camello o mangui, no es algo a lo que se ve abocado uno como consecuencia de su penosa situación social. Convertirse en un nazi maleante como los de la foto, orgullosos de sus runas germánicas  -ni saben lo que son-, unos símbolos que incluso el partido al que creen que apoyan ha renunciado a usar, es algo voluntario. Abandonar las posiciones políticas propias de la clase social a la que perteneces es algo voluntario. La responsabilidad individual y la capacidad de decidir existen, sea cual sea tu clase social o tu situación socioeconómica. Esta gentuza, a la que desprecio, ha decidido tomar el camino mas corto y salir a la calle a apalear a aquellos que -desde las formas más primarias de pensamiento- creen responsables de la situación en que se encuentran: extranjeros, negros, rusos, políticos, gays, policías, turcos, rojos, moros o sudacas… lo que sea. Los nazis de nuestros días -y los de los días anteriores a nuestros días- salen del lumpenproletariado, pero no sólo los nazis: todos aquellos que se refugian en lo fácil, en la evasión, en el odio, en la ausencia de moral, para no hacerse responsables de sus destinos políticos -o sea, de sus destinos- son el lumpenproletariado. Yo, con todo el clasismo que cabe en mi corazón, les desprecio, porque, sin duda, son de una clase social muy inferior a la mía.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →