liberal_266x141El cachondeo de esta semana es la farsa de elecciones que ha montado el monarca de Corea del Norte. Les dejo un enlace de un medio afín para que lo disfruten.

Quiero creer que estamos todos de acuerdo en que Corea del Norte no es una democracia. Por tanto votar en unas elecciones ficticias y amañadas no es un requisito suficiente para obtener ese título. Por el lado contrario, existen democracias incuestionables como la noruega o la sueca que cumplen todos los requisitos imaginables que previamente le podamos imponer. Sin embargo ¿Qué pasa en el medio? Desde Marruecos a Suiza pasando por Estados Unidos, Reino Unido y Venezuela ¿Cuáles pueden ser consideradas democracias y cuáles no? Les presento mis normas que son totalmente arbitrarias y cambiarán con el tiempo (como ya lo han hecho previamente)

Es indispensable que el sistema permita elecciones libres, limpias y con libre concurrencia de partidos. Limitar una opción política no es democrático (por muy bárbara que sea esa opción), pero no impide alcanzar el nivel mínimo. Alemania prohíbe los partidos nazis y España los que enaltecen al terrorismo, aunque no me guste ninguno de los dos casos, no me parece condición suficiente para invalidarlos como democracias. Sin embargo China no lo es pues la posibilidad de concurrencia a las elecciones depende de la pertenencia al partido comunista. Ésta era fácil, pero hemos perdido un número gigante de países: Oriente Medio, Cuba, China, Corea del Norte…

Independencia de poderes. El legislativo, el judicial y el ejecutivo deben ser poderes independientes aunque estén conectados. En este caso, España no cumple ni de cerca. La absoluta dependencia de los poderes de las estructuras de partido es total. Los jueces que deben juzgar a los políticos son seleccionados por éstos. Y no de forma perpetua, sino que deben ser reelegidos por los partidos cada cierto tiempo. La independencia es inexistente. España se cae con esta prueba junto con Marruecos o Irán. ¿No pensarían que iba a considerar a España una democracia?

Impunidad. Los responsables políticos deben pagar cuando cometen errores, no solo con criterios judiciales, también con criterios políticos. Si un tren descarrila y mueren decenas de personas por una infraestructura deficiente o si tienes 6 millones de parados es probable que no debas ir a la cárcel, pero estás incapacitado para seguir ejerciendo tu labor. Desde luego si te pillan montando una trama de desvío de fondos públicos para el fomento del empleo desde una Comunidad que gobiernas hace 30 años, alguien debe ir a la cárcel. Los ejemplos eran locales, pero otros muchos se van a la calle con esta exigencia. Ciao Italia, saluda a Argentina cuando llegues.

Libertad de expresión. La persecución de los que opinan de forma contraria al poder te invalida como democracia. Aquí caen varios de los modelos admirados por la izquierda: Ahí va camino del desagüe la revolución bolivariana.

Me quedan pocos por tanto dentro del círculo. Los más cercanos a usted, querido lector, los países escandinavos, Francia, Holanda, o Bélgica. En el medio Canadá, Alemania, Austria, Reino Unido, Australia… y en el extremo del horror (y me matarán por esto), Estados Unidos e Israel, aunque he de reconocer que en el primer caso hay días que les saco de la lista.

Se me olvidarán muchos: derechos de los homosexuales, propiedad privada, seguridad jurídica… ¿me ayudan a completar la lista?

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →