Traduciendo a Podemos

Posted · 31 Comments

podemos1

Hace mucho que no les hago ninguna traducción. Por eso, hoy he decidido hacer una. No es del ruso, ni de una canción. La traducción que quiero hacerles hoy es de Podemos y de las cosas que dice y que tanto preocupan a algunos y a algunas. Me ha sorprendido una extraña unanimidad que se ha creado en torno a Podemos y a lo que -no sé si es correcto llamarlo así- parece que va revelándose como su política de alianzas, o mejor, lo que dicen algunos de sus dirigentes sobre su política de Alianzas. Una unanimidad extraña, les decía, entre algunos de aquellos izquierdistas que tradicionalmente se han considerado a sí mismos como la verdadera izquierda, y algunos socialistas a los que los anteriores desprecian por traidores, y con los que ahora mantienen un extraño acuerdo tácito: Podemos es una amenaza, Podemos es el enemigo porque rechaza coaliciones de izquierdas, porque dice que no es de izquierdas ni de derechas, porque apela al sentido común, a la gente decente, a la unidad popular, y algunos incluso les acusan de “ciudadanistas” en lugar de “obreristas” y “progres”, cosas ambas que deben ser terribles, a juzgar por la solemnidad con la que se lanzan tales anatemas.

Este ametrallamiento de reproches se ha centrado en las últimas semanas en una serie de declaraciones realizada por algunos dirigentes de Podemos, en especial Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias. Declaraciones que a mí me parecen impecables, y sobre las que no entiendo que nadie se pueda sentir ofendido. Don Juan Carlos Monedero dijo en una entrevista este verano que Podemos no iba a ser la muleta de ningún partido del viejo régimen y que no iba a participar en ninguna sopa de letras, cosa que ofendió mucho a algunos militantes y dirigentes de Izquierda Unida, que si se dieron por aludidos, ellos sabrán por qué. Por su parte, don Pablo Iglesias ha dicho en repetidas ocasiones que no era partidario de que Podemos participase en ninguna coalición de la izquierdas y que no iba a participar tampoco en ninguna sopa de letras.

Yo creo que los que han gritado contra estas declaraciones lo han hecho de manera teatral y exagerada, y con cierta mala voluntad y victimismo, en especial quienes que se han hecho desde las filas de una formación que hasta hace apenas unos meses mantenía que la única unidad posible era ir en sus candidaturas. Por eso, creo que las declaraciones de don Pablo y de don Juan Carlos necesitan traducción, no tanto para convencer a los que gritan, que van a seguir gritando, como para iluminar a quienes puedan estar confusos. Es lo que voy a intentar hacer a continuación.

Vamos primero con las declaraciones concretas. Hay bastantes a lo largo de las últimas seis u ocho semanas. Reproduzco a continuación un par de ellas. De Juan Carlos Monedero selecciono un párrafo de una entrevista en el Diario Público de la que se ha hablado mucho:

“En la campaña hemos hablado de la obligación de construir un frente amplio. Y un frente amplio no es una suma de siglas. Traicionaríamos a la militancia si nos juntáramos las cúpulas de diferentes partidos y pactáramos una lista electoral. Eso sería un fraude a la ciudadanía y no lo vamos a hacer”, y más adelante: “Los ciudadanos nos han puesto en la senda, pero con un ocho por ciento de los votos no se gobierna, y nosotros hemos nacido para gobernar. No somos una fuerza testimonial,no somos el sostén de nadie, ni una excusa. O sea, no somos el bote salvavidas de nadie”.

Por su parte, Pablo Iglesias ha dicho en que  que “todos los que piensen que la solución política al problema de España es un frente de izquierdas, aunque tengan la mejor intención del mundo, se equivocan. Nosotros estamos trabajando para el cambio político y en términos estratégicos lo que toca ahora es apostar por la unidad popular, no por la unidad de siglas”.

Cada uno en su estilo, y el de Juan Carlos Monedero a veces no es un estilo demasiado agradable. Pero en términos políticos, a mí estas declaraciones me parecen impecables, y creo sinceramente que quienes las critican desde la izquierda no entienden el momento político, y sobre todo, histórico que estamos viviendo: ahora, por primera vez en décadas, parece que se está formando una mayoría social dispuesta a plantear soluciones y salidas a la crisis que van más allá de los límites marcados por el paradigma del 78. No digo que esas soluciones sean más de izquierdas, ni más radicales; simplemente digo que esas soluciones se salen de las reglas del juego -tramposas en mi opinión- del régimen del 78 y pretenden superarlas.

¿Por qué Podemos no apela a la izquierda, o al menos no apela sólo a la izquierda?

Podemos no apela sólo a aquellas personas que se sienten de izquierdas. Por eso, ha tenido éxito en sectores tradicionalmente no identificados con la izquierda, aunque eso es secundario. Podemos apela a todos aquellos que han sido abandonados por el estado, porque el estado ha caído en manos de esa casta de la que se habla tanto, o quizás siempre lo estuvo, aunque no se notara tanto cuando la economía iba razonablemente bien. Podemos apela a todas las personas que se han empobrecido desde que la crisis dejó claro que el régimen de 1978 no iba a protegerles, sino que iba a abandonarles a su suerte ante los recortes economicos, sociales, políticos y democráticos que se han desatado de manos del bipartidismo. Y esas personas son de derechas, son de izquierdas, son de centro y/o no son de nada. Sencillamente, saben que han perdido calidad de vida, saben que antes tenían un presente y un futuro, y ahora su presente es precario y miserable y su futuro, sencillamente, no existe. Y todo esto ha ocurrido en apenas seis o siete años. Podemos, en declaraciones como las que comentamos, llama a la unidad de todas esas personas para cambiar las cosas, para construir un presente nuevo en el que merezca la pena vivir y para reconquistar el futuro; llama a la unidad para cambiar el régimen político actual, al servicio de las minorías, por un nuevo régimen al servicio de la mayoría social. Podemos llama a esa mayoría social empobrecida y vilipendiada para que se constituya en mayoría política y actúe en las instituciones a través de un frente amplio ciudadano. Esa es la unidad popular. Y unidad popular, por cierto, es un termino que no es ajeno a la izquierda política y revolucionaria, pero salgamos de ese jardín…

Es cierto que Podemos habla como un partido político y se está organizando como tal. Si lo hacen otros, ¿por qué no van a poder hacerlo ellos? Si otros no han sido capaces de levantar la ilusión y el movimiento que ha desatado Podemos, si otros, por deméritos propios, o como consecuencia de graves injusticias, han perdido credibilidad y han sido incapaces de transformar la movilización contra los recortes en acción política, ¿por qué razón iba a desaprovechar esa oportunidad Podemos? Podemos actúa como un partido político, y hace bien, porque necesitamos u partido político que no tenga ninguna hipoteca con el régimen para hacer lo que hay que hacer, y porque en su ADN político figura creación de una mayoría política que se corresponda con la mayoría social depauperada que ha sido víctima de la crisis.

Y en la medida en que Podemos actúa como un partido político que podría decidir acudir como tal a las elecciones e instalarse con una representación importante, hace gala de una generosidad sin precedentes en la política española para poner ese capital político al servicio de la unidad popular, cuando advierte que sólo formará parte de aquellas candidaturas, plataformas electorales o como queremos llamarlas que se fundamenten en procesos abiertos protagonizados por las personas, y no por los partidos. Es evidente que los partidos pueden participar, pero las decisiones no se deben tomar por negociaciones entre dirigentes u órganos -conformando así la famosa sopa de letras- sino por votación de todas las personas que intervengan en el proceso, militen o no en un partido.

¿Tienen sitio en este esquema los partidos políticos? Claro que lo tienen: es un proceso político, por lo tanto, los partidos, como otras organizaciones en las que se encuentra y coopera la ciudadanía, podrán apoyar unas u otras posiciones, y a unos u otros candidatos. Incluso, si se atreven, pueden presentar sus propios candidatos. Pero al final, tendrán que medir su influencia real y su fuerza en una votación y comprometerse de antemano con los resultados. Ningún partido, sea cual sea su trayectoria, su historia o su patrimonio político tiene garantizado nada si sus candidatos no pasan por el filtro de la votación. Y Podemos, en este proceso, tiene el mismo poder y las mismas prerrogativas que IU, EQUO o cualquier otra organización de cualquier tipo que quiera participar.

Y esto que digo en el párrafo anterior tampoco es tan raro: se está haciendo así en Ganemos Madrid, donde los partidos mantienen un discreto segundo plano, aunque sus militantes y algunos de sus dirigente estén participando activamente a título individual. Lo único que dice Podemos, lo que quieren decir Monedero e Iglesias con las declaraciones que comentamos es que si el proceso de conformación de candidaturas de unidad no es de estas características, ellos no participan y van solos a las elecciones. Es una postura legítima y desde luego, honesta, por clara.

He dicho.

31 Responses to "Traduciendo a Podemos"
  1. Red dice:

    Pues sí, tiene usted toda la razón, pero no se crezca, que se la quito.

  2. Exceptico dice:

    Lo siento Don Ricardo, a mi me siguen pareciendo “Consejos Vendo Pero Para mi no Tengo”.

    No discuto su legitimidad, pero criticar cosas que no se han aplicado a si mismos todavía como el espectáculo de las listas con el círculo de enfermeras, la basura que empieza a inundar algún círculo “no soy de derecha ni de izquierda” y su querencia por la mugre de la Secta, Cuatro y cia me espanta.

    Hace tiempo que sigo a Monedero e Iglesias (tiempos de Tele K online) y este rollo que se traen ahora me suena a arribismo. Ojalé me equivoque, de verdad.

    • @Exceptico: Todos tenemos dudas. Las mías no van por donde usted dice, porque lo de las enfermeras se manipuló mucho, y lo de no ser de izquierdas ni de derechas es de lo que trata este post.

      Mis dudas consisten en no saber si Podemos será capaz de superar dos riesgos que se le presentan:

      1 Que tanta gente nueva, tanta gente que viene de la desconfianza hacia la política (justificada, no digo que no), no vaya a convertir a Podemos en una fuerza política poseída por el adanismo que pretenda empezar desde cero, y al final acabe cayendo en los mismos problemas que IU, y convirtiéndose en unos años en algo parecido a lo que es hoy IU.

      2.- Que se crezcan con las encuestas y los resultados de las europeas y acaben convenciéndose de que la “unidad popular” ya son ellos, y que no les hace falta confluir con nada ni con nadie más, porque, por otra vía, acabarían convirtiéndose, de nuevo, en algo parecido a lo que es hoy IU.

  3. En este mundo, aunque no lo parezca, hay vida más allá de Podemos. Ayer mismo un portavoz de Ganemos Madrid era entrevistado y se expresa de forma similar, aunque incluso profundizando en lo que creo el error.
    No hago fetiche de ninguna palabra, lo que creo es que necesito baluartes más fuertes que el mero voluntarismo inmediato para dar por sentado una forma de pensamiento.

    No funciona como elemento comunicador y evocador la palabra izquierda? Lo dudo. Si así fuera la habríamos dejado de utilizar. Las palabras mueren, habitualmente, cuando muere a lo que hacían referencia. Y es de uso común, generalizado y popular seguir utilizando izquierda para referirse, no a unas siglas o una ideología en concreto, sino, posiblemente, a una forma de ser.

    Pero digo, no hagamos fetiches. Asumamos que como dicen algunos no es lo fundamental, incluso que esta palabra está obsoleta. Bien, busquemos otra (aquí entraríamos en los peligros de lo artificioso del lenguaje, o en qué decimos y qué se entiende luego). Lo que no me vale es la definición en negativo, de no ser de una cosa ni de otra. Sabe por qué? Porque luego, depende quién lo diga y cómo se diga, se empiezan a extraer conclusiones jodidas. En la entrevista a la que me refería antes, el portavoz expresa por ejemplo, que la lucha por los derechos sociales era algo transversal, que daba igual ser rico o pobre, o vivir en Vallekas que en Velázquez, que daba igual tu ideología para que fuera así. Y eso, además de incierto es peligrosísimo. Sobre todo porque (y aquí tomo las palabras de otra persona, un amigo de IA) “Lo político” aparece como una esfera aparte, donde los ciudadanos se expresan al margen de sus relaciones económicas y sociales, de explotación y dominación. La política se convierte así en un juego de rol, donde el conflicto queda comprimido a los espacios en donde se “hace política entre ciudadanos”, extirpando el conflicto de los espacios de relación económica de la vida social. Una vez más, la democracia se detiene a las puertas de los centros de trabajo.

    Qué quiero decir con todo esto. Yo soy el primero que no tengo nada claro, después del éxito Podemos, muchas cosas. Creo, sí, en la vigencia de la palabra y el concepto izquierda y además que esta, si se transmitiera de otro modo, sería mucho más efectiva. Creo que hay hambre de identidad. Pero creo, fundamentalmente, que deberíamos repensar bastantes cosas que se dan por seguras desde el 2011 y que para mí, en muchos casos, no son más que meras supersticiones que nadie ha demostrado y que han calado en base a la repetición.

    Ahí lo lleva…

    • @Daniel Bernabé: Yo creo que este asunto hay que enmarcarlo entre cuatro ejes:

      1.- La gente de izquierda no es tonta y sabe reconocer que los análisis y las propuestas de Podemos son de Izquierda.

      2.- El discurso de Podemos, en cambio, no explícita esta identidad, y ello es así precisamente para atraer apoyos para políticas de izquierdas de personas que, de otro modo, no las apoyarían. Por eso, se hace referencia a la situación concreta de la gente, se trata de que se reconozcan como víctimas de unas políticas concretas y apoyen las contrarias, al margen de cual sea su identidad. Sí, eso es marketing.

      3.- Aunque usted no lo mienta en su comentario, creo que está detrás el rechazo al marketing. A mí, el debate que hay en la izquierda actual sobre el marketing me recuerda al que se daba antes acerca de entrar o no en las instituciones burguesas. Aquel debate se zanjó cuando la práctica totalidad de la izquierda se dio cuenta de que si no usabas las instituciones, sencillamente no podías cambiar nada. Ello tenía sus riesgos, y pagamos su precio: parte de la izquierda se hizo de derechas. Pero también se consiguieron cosas, esas cosas que hoy nos están robando. Pues con el marketing ocurre lo mismo: es que tenemos que atraernos a la gente, tenemos que conseguir su apoyo, porque si no, no vamos a entrar en las instituciones con poder suficiente, de ahí que tengamos que hacer uso de técnicas de persuasión actuales.

      4.- No estamos escribiendo un tratado de ciencia o de teoría política: estamos haciendo la política. Y son cosas distintas. Ya vendrán los historiadores y los sociólogos del futuro a colocar nuestra actuación en su lugar correcto del espectro. Nosotros, de momento, actuemos. No creo yo que Lenin anduviese muy preocupado por sí los que participarán en la toma del palacio de Invierno eran o no de izquierdas, eran o no comunistas. Lo que le preocupaba era tomar el palacio para hacerse con el poder y aplicar el programa comunista.

  4. pasmada dice:

    Tengo un sentimiento de izquierda que nunca he visto representada ni por PSOE ni por IU.
    Vivo en un mundo donde unos pocos viven de miedo, y todos los demás…muchos tienen miedo todo el rato, miedo a no llegar a fin de mes, miedo a perder el trabajo, miedo a enfermar, miedo a vivir.

    Tengo una esperanza de justicia social, que nunca he visto en esta tierra. Una tierra donde eres pobres por que quieres y un idiota si eres honrado.

    Así que eso de los idealismos ahora me sobra, me sobran los intelectuales que pervierten la ocasión del triunfo de la gente honrada, para seguir cobijando a sus amos.

    Y solo quiero una cosa, limpiar España de corruptos, del color que sean, y de esa madre que les pario a todos igual de malos. Y quiero que el sistema salte por los aires, y que entre aire nuevo y limpio, sobre todo limpio. Y me da igual si es del norte o del sur, poco puede ser peor que lo hay que ahora.

    Esto es lo que no están entiendo los que critican a Podemos. Ya estamos hartos de mantener chorizos de distinta ideología e igual cartera suiza. Han acabado con las diferencias de izquierda y derecha sirviendo a los mismos amos. El futuro con ellos ya nos lo sabemos, ahora queremos ver que pasaría en un futuro sin ellos.

  5. RICARDO TORMO dice:

    Un frente amplio no es una suma de siglas, en efecto, pero es ridículo si no es capaz de aglutinar al mayor número de agentes implicados, incluídos los “ciudadanos” sí, pero sobre todo con esos ciudadanos que están organizados en algún tipo de movimiento social, sea partido, sindicato u organización vecinal. Si somos tan comprensivos con el lenguaje de Monedero seamoslo con la voluntad de los que no van a dejar a un lado las siglas con las que han luchado por cambiar esta sociedad.

    Cuando dicen que la solución no es un frente de izquierdas no malinterpreto nada, entiendo perfectamente lo que quieren decir, lo han dicho publicamente, lo importante es ganar, no importa con quien ni con que. Queda a nuestra buena fé lo que podrían hacer si ganaran y ahí empiezan mis temores.

    Lo de con el 8% no se gobierna se comenta por sí solo, damos el poder a los “ciudadanos” que debatan, que nos muestran a quienes depositan su confianza, luego los ponemos en una candidatura sin siglas, aunque lleve una carita de PI y sacamos el 51% para gobernar. Dedicaré un post a los que creen en los Reyes Magos, yo ya no.

    Por cierto, con respecto al buen hacer de los Guanyem hay que decir que Podemos aun no ha decidido si va a participar en ellos así que tendremos que esperar para criticar lo que hagan.

    Por último, nos dice no entender que se pueda sentir a Podemos como una amenaza, pues sí, para mí lo es, no por trasvases de votos ni triunfalismos baratos, lo es porque su mensaje aséptico está llegando a algunas personas, pero no votantes de derecha ni abstencionistas, algunas personas como Vd. y eso sí me parece preocupante. Si necesita preguntarme porqué es que ninguno entendemos nada.

    • @RICARDO TORMO: Lo siento, don Ricardo II, yo quería responderle, como he hecho más arriba con don Daniel, pero es que no puedo desde el momento en que lo reduce usted a una cuestión de fe. Usted no se fía de Podemos. Hace bien. Yo lo único que digo es que entiendo su discurso, y que lo comparto, porque creo que es acertado, y trato de explicarlo como yo lo entiendo a la gente de izquierdas que desconfía de ellos. Con usted, he fracasado. Espero que en cambio, haya aprendido algo de mí en lo que se refiere a la correcta factura de los arroces.

      Sin embargo, sí quiero aclarar algo de lo que ha dicho. Si Podemos no se suma a las iniciativas ganemos, en Madrid, en Barcelona o en cualquier otra parte, se estará equivocando y lo diré públicamente. Y digo más: no entiendo por qué el discurso de la convergencia lo mantienen en unos ámbitos y en otros no. Ello me lleva a pensar en una cosa que sí me preocupa y que creo que es una crítica legítima a Podemos: están creciendo muy deprisa, está llegando muy deprisa mucha gente muy diversa y muy nueva, y creo que ciertos sectores están coqueteando con la tentación de trabajar exclusivamente como partido y establecerse con la mayor fuerza posible sin convergencia alguna, apelando a que la unidad se hace en sus candidaturas (error cometido durante años por IU y que parece que hemos corregido a fuerza de golpes). Eso sería un error que, en primer lugar rompe con la idea fundacional de Podemos de la unidad, y en segundo lugar supondría su integración definitiva en el régimen como una especie de UPyD a la izquierda.

      Y sobre mis lealtades. No dude de ellas. Apoyó la convergencia en una unidad en la que los partidos, con sus siglas y sus símbolos (incluidos los de Podemos, y la carita de Pablo) queden en un segundo plano. Pero, si esa unidad no se da, mi voto irá para IU, salvo, claro está, que IU me haga tragar la rueda de molino de votar a Ángel Pérez, Eddy o algo similar.

      • RICARDO TORMO dice:

        @Ricardo Royo-Villanova: Viendo su respuesta y salvando lo de los arroces,lo que acepto como una broma, no veo grandes desacuerdos, mi falta de fé consiste precisamente en que va a cometer los errores que Vd. describe en el párrafo central. Creame que si no los comete me tendrá a la cabeza de los que creen que hay que llegar a acuerdos, soy el primero que dice que esperemos a su Asamblea a ver que sale de allí.

  6. Andreu dice:

    Desde Tarragona bastante jaleo tengo con lo “nuestro” como para profundizar en el “Podemos”.
    El análisis que haces paréceme bien, pero tengo dos ¿:

    1.- Qué posición tiene ante las CCAA históricas y sus movimientos soberanistas, y
    2.- Es una corriente, una nueva manera de hacer política, es un invento español o es una franquicia?

    Moltes gràcies!

  7. autognomo dice:

    Veremos Don Ricardo qué sale de la asamblea, y si estas intenciones se plasman en vínculos y contratos..El proceso de inteligencia colectiva que está habiendo, por otra parte, es algo fascinante y nuevo..¿Ganará el borrador más leninista ó el más democrático? Veremos..

  8. Pedro Fresco dice:

    Hola,

    Yo vengo defendiendo hace tiempo la idea general que usted defiende aquí. Hace unos meses, antes de aparecer Podemos, a usted no le gustaban nada aquellos que decían no ser “ni de derechas ni de izquierdas” aún cuando eran de izquierdas; ahora parece que con Podemos la cosa es distinta y yo me alegro que usted lo mire con más apertura de miras.

    Siguiendo mi fea costumbre de hacerme publicidad, traigo aquí un texto de hacer año y medio (¿Quienes son los que dicen no ser ni de derechas ni de izquierdas?) que creo que tiene bastante que ver con lo que se trata aquí:

    http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2013/03/quienes-son-los-que-dicen-no-ser-ni-de.html

    De todas maneras yo esto de la “confluencia” como que no lo veo claro. Yo creo que partidos como EQUO o el Partido X u otros del estilo pueden confluir fácilmente con Podemos, pero en el caso de IU no lo veo claro. No porque no sean programáticamente compatibles (lo son), sino porque no veo claro si IU suma o resta votos a Podemos. Y si al final va a restar pues me temo que no vale la pena.

    Saludos,

    • @Pedro Fresco: su soberbia anti-IU es sorprendente, don Pedro. Puede usted decir que no está de acuerdo con IU , que no le gusta su aparato, que sus dirigentes son casposos, e incluso que parte de ellos son casta. Sería cierto. Pero esa falta de respeto hacia la militancia y hacia los votantes de Izquierda Unida convierte su comentario en impresentable. EQUO y PX, dejando de lado que no representan nada, así como su miserable e irrespetuoso adanismo, son dos fuerzas puramente oportunistas. La unidad popular es imprescindible, y no se puede hacer apelando sólo a la izquierda, pero sin la gente -y digo la gente- de Izquierda Unida, que es quien en todos estos años difíciles ha mantenido levantada en solitario la bandera de la izquierda y de la lucha por la igualdad y en defensa del estado del bienestar, es imposible.

      Le voy a explicar por qué antes no aceptaba el discurso de la transversalidad y ahora si: porque un discurso no se puede analizar sin tener en cuenta quién lo pronuncia. Y cuando Equo dice que no es de izquierdas ni de derechas lo que está haciendo es mentir para ganarse el voto que finalmente se ha ganado Podemos con un discurso sincero. Lo que buscaba Equo era ganar el apoyo de la izquierda para políticas de una supuesta izquierda verde que no pone el acento en lo social y que incluso ni se preocupa por lo social más allá de unas frases de protocolo en su programa. En cambio, cuando ese discurso lo pronuncia Podemos, lo que esta haciendo es intentar ganar el apoyo de las víctimas de la crisis hacia políticas de izquierda, aunque no lo explícite, en la confianza de que las personas de izquierdas sabremos reconocerlo.

      Y otra cosa: usted se puede apuntar a la marea actual si le parece, pero hace un año usted defendía candidaturas separadas. No venga con el cuento de que esto es lo que decía usted, porque no es cierto y no cuela.

      En fin, don Pedro, que lamentó ser tan duro, pero para el comentario tan ofensivo que ha hecho, mejor haberse abstenido.

      • Pedro Fresco dice:

        @Ricardo Royo-Villanova: Perdone usted Don, pero hay cosas que no le acepto y no voy a dejar que confunda a sus lectores. Voy a empezar por el final.

        Hace un año claro que defendía candidaturas separadas….para las europeas. No es que lo defendía hace un año, es que lo defendía el 24 de Mayo pasado y ¿sabe qué? Que la realidad me ha dado la razón, y por eso me parece increíble que usted venga ahora con un argumento de este tipo que no hace más que fortalecer la tesis que llevo defendiendo desde hace tiempo.
        En unas elecciones europeas, con circunscripción única y sin la necesidad de maximizar el sistema electoral a conveniencia, lo inteligente, como se demostró, era ir por separado para movilizar a todas las personas de izquierdas que se hubiesen quedado en casa si les hubiésemos puesto delante de las narices la enésima “coalición de izquierdas” incoherente y defensiva.
        Y así se hizo, y resultó que entre IU, Podemos y Primavera Europea sumaron sobre un 20% de los votos ¡Un 20%! Le recuerdo que esta ha sido la mejor marca de la izquierda desde la segunda república, así que creo que deberá reconocer, como mínimo, que tenía razón.
        Por si sus lectores no me creen, aquí está lo que propuse en su momento:

        http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2014/01/la-candidatura-de-pablo-iglesias-y-la.html

        Sigo. Luego dice usted que ahora defiende el “transversalismo” porque lo defiende Podemos, pero que cuando lo hacía EQUO o el Partido X no porque entonces era un truco electoralista ¿Y qué demonios se cree que es en el caso de Podemos? Es exactamente lo mismo, es el mismo electoralismo de asumir que las etiquetas dañan el mensaje, es la misma estrategia publicitaria. Que por cierto, es lo mismo que hace UPyD pero un poco al revés.
        Segregar la conveniencia de una estrategia electoral porque te guste quien la propone es desviar el mensaje y confundirlo todo. Usted confunde fondo con forma.

        Y para acabar. Dice usted que yo desprecio a “la militancia y hacia los votantes de Izquierda Unida”. Eso es radicalmente falso. Yo no desprecio a muchos dirigentes de IU y mucho menos a su militancia, digo sencillamente lo que creo que es una percepción electoral que comparte mucha gente: Que si IU ase suma a Podemos lo que haremos es restar y no sumar.
        Y oiga, no me eche el mochuelo a mi. Si la gente se va a alejar de Podemos si éste se junta con IU (lo cual, insisto, es una hipótesis), no es culpa mia, ni de mi no sé qué actitud anti-IU que dice usted, es sencillamente un comportamiento electoral que percibo, y no me eche a mi la culpa de percibirlo o de que todo apunte a que efectivamente sea así.

        De hecho ni siquiera he dejado caer mi opinión en este punto, y usted ya ha saltado como un galgo. Pues no oiga, a lo mejor está equivocado. Yo creo que IU aportaría a Podemos algo que le falta: Cuadros medios. Pero eso, que es bueno, creo que la ciudadanía no lo percibiría como bueno.
        Como usted lo me lee porque dice que hago textos muy largos le pongo aquí lo que puse el otro día: Lo que creo que sería más positivo es que las partes de IU que no son el PCE convergieran con Podemos, porque creo realmente que es la cúpula del PCE la fuerza que aleja a los votantes. Que la gente de Izquierda Abierta, de Izquierda Republicana o de la corriente de Tania convergiese con Podemos creo que suma. Es la gente del PCE la que, en su mayoría, creo que resta (y no toda).

        Espero que rectifique su actitud hostil, que francamente no me ha sentado nada bien. Parece mentira que no sepa quien soy yo…

        Saludos,

        • RICARDO TORMO dice:

          @Pedro Fresco: Voy a responder brevemente yo, efectivamente hay gente de Podemos que no quiere oir hablar de ir con IU, les quitaría votos, los votos que con su actitud ambigua buscan y que pueden dar al traste con la convergencia si en su próxima asamblea no predomina el sentido común y, sobre todo, la opinión de la gente de izquierda, que la hay mucha y buena en Podemos.

          En cuanto a la gente que debe sumarse en IU a Podemos, lamento sentirme excluído, yo soy militante del PCE y en absoluto rechazo la unidad, es más, la gente más reacia en IU a los pactos no creo que sea la del PCE que ya hace décadas que tenemos claro lo que queremos y desde luego no lo vamos a conseguir solos. Los próximos meses veremos a quien dan la razón.

          • Pedro Fresco dice:

            @RICARDO TORMO: Don Ricardo Tormo, insisto en que no hablo de militantes, hablo de cúpulas, de partidos y de la percepción popular que tienen ciertos partidos en el imaginario colectivo, que concluye finalmente en el voto. Yo a usted, personalmente, no le excluyo de nada. Que quede claro.

            • RICARDO TORMO dice:

              @Pedro Fresco: Tengamos la fiesta en paz, no comparto la suposición de Don Pedro de que IU reste votos a Podemos aunque ya he dicho que algunos de estos si que lo piensan, de hecho la etiqueta de comunista les resulta bastante molesta para sus planes, estoy convencido de que los días de los Anticapitalistas están contados dentro de Podemos y que ya debe de estar en marcha el plan para arrinconarlos. Lo que me molesta y supongo que a Don Ricardo es que pueda compartir esta idea con Monedero, auténtico artífice del sectarismo dentro de Podemos, lo que cuadraría con cierto anticomunismo que destila en sus escritos. Aun así hay margen para el debate pacífico, ya defendí el otro día las bondades de la cerveza frente a los 140 caracteres, las del cocido ya no les digo.

          • Pedro Fresco dice:

            @RICARDO TORMO: Pues le diré una cosa para su satisfacción: Si hay alguien que no me gusta en Podemos y que me parece peligroso es Monedero, y la verdad es que no me gusta compartir análisis con él pero…¿qué quiere que haga si estoy de acuerdo? Pues a quien creo que tiene razón se la doy.

            Yo casi que me quedo con la cerveza, porque a mi me plantan un cocido y me desarman.

            Saludos,

        • @Pedro Fresco: No, oiga: es que usted ha dicho lo que ha dicho. Y luego ha tratado de enmendarlo Pero lo que ha dicho, lo ha dicho. En cuanto al analisis interno que ha hecho de IU es tremendamente erróneo. Del PCE no se puede hablar como tal :Tiene tantas sensibilidades internas como IU. Y la idealización que hace de sus corrientes es previa al 15M. Izquierda Abierta es. hoy lo hoy, oportunismo puro.

          • Pedro Fresco dice:

            @Ricardo Royo-Villanova: Oiga, no se “ralle” y no maree al lector. Claro que he dicho lo que he dicho, pero lo que he dicho no es lo que usted ha interpretado por mucho que insista. Mi primer comentario tiene dos puntos:
            1/Yo tenía razón en lo que al transversalismo se refiere (y pongo escrito para demostrarlo)
            2/ Que creo que IU restaría voto potencial a Podemos.

            Eso es lo que he dicho, no hay más, no hay conspiración judeo-masónico-anticomunista en mis palabras, es sencillamente puro análisis electoral. Y es que además, joder, es que todo se está desarrollando conforme vengo diciendo desde principio de año, algo de credibilidad debería darme.

            Y bueno, que me equivoque en el análisis del PCE es una posibilidad, la otra es que se equivoque usted. Yo lo que sé es que donde la izquierda real está a punto de ganar (Syriza en Grecia), el PC está fuera de esa izquierda real. Y donde un partido de izquierdas poderoso se esta fraguando (Podemos), el PC también está fuera.
            Si ustedes prefieren quedarse mirando a las nubes ante lo que parece una tendencia pues oigan, ustedes verán, pero a mi no me confundan con el enemigo porque no diga lo que a ustedes les gusta porque no lo consiento.

            • @Pedro Fresco: dos cosas:

              1.- Estoy en mi blog: me rallo si me parece.

              2.- Los lectores son de mi propiedad. Les mareo si me parece.

              No sigo el debate, porque están claras las posiciones, y parece evidente que no va usted a salir de su error, que más que error es crimen.

  9. Don Mitxel dice:

    Pues yo creo que Podemos debiera ser un movimiento muy sectario capaz de algutinar a todos los sectarios del mundo, expulsar a la mitad y luego volver a dividirse para asi conformar una mayoría sólida capaz de ser alternativa.

  10. Nosotros, desde el otro mundo, decimos
    a) que la terminología ideológica actual pertenece a un mundo terminal, y supone una losa de condicionamiento sobre la razón democrática.
    b) que esa ideología corresponde a la era que comienza con la Revolución Francesa y el fin del antiguo Règimen y termina con estos años de hegemonía anglosajona controlada por el capitalismo financiero que se pretende prolongar pero está herida de muerte.
    c) que necesitamos sobrepasar las antiguas ideologías por elevación. La única posibilidad de convivencia en una sociedad crecientemente diversa y compleja es la democrática.
    De lo cual se deduce que
    a) hay ideologías obsoletas (prácticamente todas)
    b) la aplicación de estas ideologías ha sido cauce de aprendizaje, ahí están sus hechos
    c) No puede haber ningún pensamiento absoluto sobre nada puesto que el conocimiento es cambiante; así pues la práctica política debe sustentarse en el hecho de que aplicar una medida sobre un problema supone la alteración de ese problema, y por lo tanto solo es legítimo gobernar demicráticamente sobre conocimiento, de acuerdo con las reglas comunes de la ciencia. La política debe dejar de ser de una vez en nuestro pais solamente la defensa sectaria y egoista de intereses particulares, sean estos locales o que estén al servicio de intereses multinacionales, como el gobierno actual.
    En fin, proponemos crear un Programa Democrático, basado en la recuperación del Primer Estado de Bienestar al que se debe añadir
    Servicio Financiero Público
    Renta Básica Universal
    Cultura como vida, no como ocio
    Y a esto lo llamamos
    Segundo Estado de Bienestar o la Democracia 2.0
    Mas Info:
    http://partidofantasma.blogspot.com.es/2014/08/el-programa-democratico.html
    Desde el Otro Mundo del Reyno de Navarra, un saludo a todas las naciones, micro, macro e inexistentes
    http://partidofantasma.blogspot.com.es/2014/08/sobre-navarra.html

  11. Robert dice:

    Buenos días,a mi esto de podemos me desborda..Podemos desde el desayuno a la cena y para recenar….Pregunto? dado que a servidor el coletas no le gusta, y viendo a la izquierda,o sea a IU a puntito de pasar al ” lado oscuro”,que voto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.