Soy simpatizante de IU… y de Podemos, y de EQUO…

Posted · 29 Comments

B3IGhwpIUAADQDq

 

Durante dos décadas, he militado en Izquierda Unida, y en lo que ahora considero como un gran error político, abandoné la formación hace tres o cuatro años y me fui a fundar Equo. Jamás, desde que me fui, dejé de simpatizar con IU, y después de irme de Equo, sigo simpatizando con la formación ecosocialista. La aparición de Podemos me ha convertido en alguien más simpático, si cabe, porque también simpatizo con Podemos. Y mucho.

Izquierda Unida y Podemos, y en menor medida Equo, representan para mí la posibilidad de aplicar un programa de cambio político desde la izquierda. Tienen programas e idearios -especialmente IU y Podemos- no sólo compatibles, sino complementarios entre sí, y comparten la base social. Por eso, considero que no concurrir juntos a las elecciones autonómicas y municipales, pero también a las generales, en el formato que consideren oportuno sus bases, supone desaprovechar la oportunidad histórica que la autodisolución del régimen del 78 pone ante nosotros de aplicar un programa de izquierdas y transformador.

Yo he votado en todos los procesos de primarias de Equo. Equo, desde su fundación, hizo primarias abiertas para elegir a sus candidaturas electorales. Ni se planteó impedir a nadie que se inscribiera para votar por su militancia en otra fuerza política. Por eso eran primarias abiertas. Posteriormente, Podemos ha convocado dos grandes procesos de primarias abiertas. Tampoco se ha impedido a nadie que se inscribiera para votar, en función de su posible militancia en otra fuerza política. Yo he votado en todos los procesos de primarias de Podemos.

Ahora, por fin, Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid, ha convocado elecciones primarias abiertas para elegir a sus cabezas de lista al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid. Como hace años que no pertenezco a IU, me he dado de alta para votar en dichas primarias. Al parecer, otras 8.000 personas se han dado de alta como simpatizantes con la misma intención que yo, lo cual debería ser interpretado por la dirección de IUCM como un éxito notable, ya que tienen un censo de 5.000 militantes. Sin embargo, en lugar de considerarlo un éxito, en lugar de valorar positivamente que la gente de izquierda haya querido responder a la llamada que hacen para votar en la elección de sus cabezas de lista, la dirección de IUCM ha respondido con histeria, y con ataques e insultos a buena parte de esas personas que nos hemos inscrito para votar en las primarias. Al parecer, si no les garantizamos fidelidad en el pasado y en el futuro, no somos bienvenidos, y andan diciendo que muchos de nosotros somos simpatizantes de Podemos, que lo que queremos es parasitar su organización.

No sé qué motivos tendrán otros simpatizantes para haberse dado de alta en las primarias de IUCM. Yo quiero intentar garantizar que, cuando llegue el momento de las elecciones, tenga ante mí candidaturas votables. Por eso, voté en las primarias europeas de Equo y de Podemos, y por eso, votaré, si no me lo impiden, en las de IUCM. Cuando voté en las primarias de Equo y de Podemos, lo hice sabiendo que, probablemente no les votaría finalmente en las europeas, porque, aunque voté IU, en el momento de las primarias no lo tenía aún decidido. A diferencia de lo que hace ahora la dirección de IUCM con los simpatizantes, en aquel momento, ni Equo ni Podemos me preguntaron si iba a votarles finalmente, ni me hicieron advertencias de ningún tipo sobre mi posible militancia en otras fuerzas políticas. Es algo parecido a lo que me ocurre actualmente: voy a intentar votar en las primarias de IUCM, pero con la esperanza de que finalmente no necesite votar a IUCM, porque lo que se presente a mi elección sean candidaturas unitarias (ahora se dice de unidad popular). Y esto último, por supuesto, y aunque no le guste a la dirección de IUCM, también es una de las razones por las que quiero votar en las primarias de IU: influir todo lo posible para que las candidaturas elegidas sean las que realmente creen en la unidad popular, y no las que buscan acuerdos de mesa camilla entre direcciones de partidos.

29 Responses to "Soy simpatizante de IU… y de Podemos, y de EQUO…"
  1. PT dice:

    Mira que tienes razón. Me acabo de hacer simpatizante de IUCM. Creo que IUCM necesita limpieza y yo voy a ponerme a darle a la escoba.

  2. Emilio dice:

    Buenas compañero, comparto en gran medida tu reflexión, es por ello que voy a trabajar por ganemos, porque de concretarse, sería al fin el frente de izquierdas que tanto se ha demandado, espero, que mas allá de fines partidistas y electoralistas los que aún no estén al 100% en Ganemos entren y ganemos Madrid para la ciudadanía.

    No obstante he encontrado alguna imprecisión (por llamarlo de alguna manera) «yendo incluso más allá que Equo, ya que no sólo se eligen por este medio sus candidaturas electorales, sino también sus órganos de dirección»
    Disculpa, pero sabes que eso no es cierto, la CEF se elige,los coportavoces se eligen, las mesas territoriales se eligen, la comisión de respeto, la tesorera… es decir el 100% de los órganos de dirección se eligen, y además sin listas cerradas, persona a persona y con VUT para garantizar la máxima pruralidad posible.

    Haz el favor de rectificar esa parte al menos, supongo que tu objetivo no era poner una mentira tan fácil de comprobar por cualquiera y que ha sido un error.

    Un abrazo compañero, nos vemos en la calle, como siempre.

    • emilioj dice:

      @Emilio: Yo creo que Ricardo (debería decir Don Ricardo, como veo habitualmente en los comentarios de su blog :-?) se refiere a que en los procesos de elección de los órganos de dirección de EQUO solo pueden participar personas afiliadas, no simpatizantes.

  3. Jesús García dice:

    Es curioso como durante un tiempo la gente abandonaba organizaciones de izquierda por pequeñas diferencias ideológicas (obviemos las también abundantes motivadas por no obtener lugar en listas o en determinados puestos públicos de libre designación), y se afanaba en montar nuevas siglas que competían en la lucha electoral. Bien, ahora todo eso se ha transformado en «unidad» (unidad con PODEMOS, entiéndase), todo vale cuando se pone delante el espejismo de victoria. Gente que se iba por la derechización de una organización que ocultaba la hoz y el martillo, saludan enfervorizados el «ni izquierdas ni derechas», otros que abandonaban si no se agachaba la cerviz ante el PSOE en pro de la unidad de la izquierda, sostienen que ese partido es igualito que el PP.
    Pido perdón, pero yo, con todos los respetos, ilusión, poquita.

  4. Tamara dice:

    Perdonadme, pero yo soy de izquierdas y sin embargo no me gusta nada Podemos.
    De utopías no podemos vivir, seamos realistas.

    • manzanares dice:

      @Tamara: considero poco fuera de la marca «utopia» a podemos, si bien es una formación nueva, formándose aun, cierto, pero en clara marcha con un respaldo de muchos miles de personas, no quita eso sitio ni fiabilidad a IU, mucho menos, si creo personalmente que un acuerdo entre ambas formaciones llenaría el vació de izquierda unida de la que tanto adolecemos, pero eso es harina de otro costal, los mas sabios en politica son los que decidiran, con aprobación claro esta de las bases

  5. difusa dice:

    Tengo dudas respecto a que una candidatura conjunta sea rentable en términos electorales. A mí me facilitaría el voto, desde luego. Y seguro que a muchos otros también. Pero no son nuestros votos los que hay que conseguir. Los nuestros, sean finalmente para IU, para Podemos, para Equo o para partidos de ámbito regional como Anova, la Chunta, etc., ya son votos seguros de izquierdas. En un momento como el actual hace falta el voto de gente que procede de otras coordenadas, lo que creo más fácil de conseguir para una organización nueva y con un lenguaje intencionalmente más neutro, aparentemente más desideologizado. Creo que es una buena estrategia electoral, pero que requiere el contrapeso de partidos claramente de izquierda para hacer frente común después. Por eso yo casi prefiero pactos postelectorales que candidaturas conjuntas. Podemos necesita una IU fuerte para q la inercia y el poder no los terminen convirtiendo en el PSOE 2.0. Los demás, sobre todo IU, necesitan sacudirse los complejos y la obsesión con Podemos. Dicen las encuestas, que las carga el diablo, que Podemos le está quitando voto al PSOE, lógico, pero también al PP. Al PP, señores! Esos votos jamás irian a IU por historia, por vísceras. Bienvenidos sean, los necesitamos. Que cada uno cumpla su papel, importantes todos, y ya hablaremos después.
    Y después de este rollo, que llevaba tiempo queriendo soltar y me he quedado muy a gusto, totalmente de acuerdo respecto a las simpatías múltiples. Soy votante habitual de IU aunque nunca he militado. Esta mañana me levanté con intención de apuntarme como simpatizante y me encontré con la dichosa coletilla exigiendo amor exclusivo, que yo pensaba que era cosa de la federación de Madrid, pero va a ser que en Asturies también están muy por la monogamia. Voté en las primarias de Podemos a las europeas y también voté ahora. Dudo que mi voto en las autonómicas y en las generales sea para ellos (ayer estaba segura que iba para IU; hoy estoy cabreada) pero me importa quién lo lidere porque, además de simpatizar, estoy convencida de que su papel en los próximos años va a ser crucial y lo que importa al final es eso, que las cosas cambien, que las cambiemos. Que desde IU no se entienda eso es muy frustrante. Que sigan enredados en supuestas purezas y pequeñas mezquindades es agotador. Pero sobre todo, resta votos. E igual que necesitamos que Podemos funcione como un partido «atrapalotodo» para restar votos al PSOE y al PP, necesitamos que IU no se vea de nuevo reducido a la irrelevancia para que haya una voz nítida de izquierdas después de las elecciones.

  6. Estoy básicamente de acuerdo contigo compañero, pero hay una cuestión de estrategia electoral que no debemos olvidar, como dijo el otro día un periodista «En España no hay 10 millones de comunistas, si «Podemos» empieza a concretar sus políticas y estas se asemejan a las de los comunistas de siempre no podrán ganar las elecciones». El discurso «izquierda/derecha» tiene a dividir, al igual que los posicionamientos de «clase». En cambio la preocupación por la salud del planeta, el desarrollo sostenible la biodiversidad sí que son temas fundamentales y con gran futuro, si bien en el momento actual, también producen cierto miedo en una parte importante de la población, por lo que no sé si tampoco son el «banderín de enganche» adecuado. En fin en este artículo lo explico mejor y de manera más amplia. Saludos!
    http://juliomadhatter.blogspot.com.es/2014/08/por-que-la-izquierda-nunca-gano-y-por.html

  7. Pedro Fresco dice:

    Pues yo también soy simpatizante de EQUO, de Podemos, de Compromís y de alguno más. No diría que soy simpatizante de IU, aunque obviamente ni soy enemigo ni soy «hostil» (como usted me dijo), soy más bien amigo, como lo soy del Partido X, por ejemplo.
    Yo también he votado en las primarias de EQUO, en las de Podemos y en las de Compromís.

    Alguna cosa me gustaría rebatir: Creo que el proceso de elecciones de EQUO fue mucho más democrático que el de Podemos. Podemos ha usado las votaciones en bloque y el conocimiento de la cúpula para desnaturalizar los procesos de votación. Ojo, no lo digo como crítica, incluso puedo decir que lo entiendo en este momento, pero creo que es una realidad.

    Quiero insistir en mi argumento de siempre: No todo suma. Hay sumas que suman y sumas que restan. En los años anteriores creo que se ha demostrado que yendo los partidos por separado se movilizaba a más gente y por eso para las elecciones europeas defendí que todos los grupos de izquierda fuesen a las elecciones por separado, porque el sistema electoral de aquellas elecciones lo permitía. Creo, honestamente, que se demostró que era así.
    Ahora la cosa ha cambiado, pero insisto en que no todas las sumas suman. ¿Podemos y IU suman? Pues yo creo que no, creo que restan. Creo que Podemos y IU unidas no sólo obtendrían menos votos que por separado sino que también obtendrían menos escaños. Creo que Podemos provoca demasiados recelos en el sector duro de IU y IU provoca rechazo en el electorado más desideologizado de Podemos y en aquel que analiza este momento histórico en el eje nuevo vs viejo.
    Sí creo que EQUO suma, tanto con IU como sobre todo con Podemos, y viendo su actual insignificancia creo que debe integrarse en algún bloque (como inteligentemente ha hecho con Ganemos). También creo que el Partido X sumaría.

    Saludos,

  8. Don Mitxel dice:

    algunas preguntas:
    ¿Seguro que candidaturas unidas suman en vez de restar, al verse lo nuevo contaminado por lo viejo?
    ¿no sería mejor que cada cual se presente por separado y luego efecturar la suma?
    ¿cómo puede ser positivo pasar el sempiterno cisco interno de IU -donde no caben ni los de IU- a unas candidaturas de unidad?

    • @Pedro Fresco y @Don Mitxel: es que ustedes están hablando de una coalición tradicional: listas pactadas por los partidos. En esas condiciones, es posible que la suma restara.

      Sin embargo, yo acepto la propuesta de Podemos: los partidos primero se comprometen a aceptar el resultado de unas primarias abiertas, y luego se hacen esas primarias abiertas para determinar las listas en su conjunto. Lo que salga de ahí ya no es una lista de coalición sino de una unidad mucho más profunda articulada desde abajo. Los aparatos de los partidos no estarán en condiciones de imponer nada en pactos de mesa camilla.

      • Pedro Fresco dice:

        @Ricardo Royo-Villanova: Don, es posible que orgánicamente lo que usted propone sea muy distinto a una coalición tradicional, que no tenga los problemas de las cuotas y los partidos, que se convierta en una candidatura de unidad popular real y no una suma de siglas, etc. Pero la cuestión es ¿lo entenderían así los ciudadanos?

        Esa creo que es la pregunta clave cuando se habla de si la suma suma o de si resta. Y yo insisto que creo que resta desde el punto de vista de la afección popular.
        Yo creo que hay mucha gente anti-IU que no es anti-Podemos y que, por tanto, puede votar a Podemos yendo este partido solo y no votaría nunca a la lista de unidad popular de estar IU en ella, por muy pura y cristalina que ésta sea. Recuerde usted que IU no ha roto jamás ni si quiera demoscópicamente la barrera del 15% de los votos, algo que Podemos fulminó a la vuelta de verano.
        Dígame, si IU nunca ha alcanzado esas cifras ¿será porque tiene rechazo? Y si es así (que es así) ¿no es un riesgo unirse con ella?

        Luego están las consideraciones de nuevo vs viejo que también ha dado Don Mitxel y una cosa que creo que es interesante observar: En los países donde la izquierda es poderosa (Syriza en Grecia), existe una fuerza marginal más a la izquierda del partido de esa izquierda. Ojo, puede parecer una tontería, pero yo creo que hay mecanismos psicológicos en la sociedad que hacen que la gente evite los extremos. Tener un residuo a la izquierda (como el KKE) ayuda a sacar buenos resultados, creo yo.

      • Don Mitxel dice:

        @Ricardo Royo-Villanova: los partidos o sus diferentes familias tendrán orden de votar a un candidato y lo harán en bloque, luego pondrán a algún ciudadano no sectario en plan florero.
        Pero en todo caso, estas cuitas internas solo llegan a cuatro, delante del votante aparecerá lo nuevo mezclado con lo viejo del regimen y, por lo tanto, solo contribuirá a restar
        Dicho en plata, Podemos perderá parte de sus votos si va con IU, de la misma forma que los perdería IU si va con el PSOE.
        Insisto, por qué no se presentan por separado y luego ya suman?
        alguien tiene miedo de desaparecer?
        es que alguienn pensaba que para que nazca lo nuevo no tiene que morir lo viejo?.

        • @Don Mitxel: Pero don, ya lo sé. Pero es que hablamos de primarias abiertas, en las que se infiltren ciudadanos que no son ni de partidos ni de familias y voten lo que les salga de los mismísimos. Eso no lo controlan, como está demostrando estos días con gran brillantez la dirección histérica de IUCM.

  9. Don Mitxel dice:

    En el comentario anterior solo he realizado 3 preguntas.
    Y les han parecido improceedentes -por qhora. a dos personas de esas que cacarean que pretenden sumar.
    Pero pretenden sumar desde el conocido método de la consigna, no de la reflexión.
    Y ahí es donde les van a dar mucho por donde menos les guste.
    Sinceramente suyo, alguien que pasa de sectas destructivas.

  10. Red dice:

    ¿De verdad considera que fue un error dejar de militar en Izquierda Unida? Yo he simpatizado con ese partido. Cada vez menos. Al final, simpatizo con parte de la militancia, nada más… con el partido como estructura antipatizo y mucho. Y con otra parte de la militancia, pues también.

    ¿Qué coño pasa en IUCM? ¿Qué es eso de las primarias abiertas con dos urnas, una de primera y otra de segunda? ¿Y eso de dar pábulo a las infames calumnias (ridículas y sin pruebas) de medios de ultraderecha contra una compañera? ¿Qué es eso de la caza de brujas contra los simpatizantes que lo son también de Podemos? ¿Y los insultos a cualquiera que tenga un proyecto un poco más ambicioso para IU que sacar los votos de siempre, como por ejemplo Alberto Garzón?

    ¿Son sólo errores políticos? No lo creo. Es la lucha por el poder por encima de cualquier otra cosa; son muestras de cinismo propios del PP o el PSOE; es un cuchulleo infame, del que se ha practicado toda la vida en IU según parece. No, hizo muy bien en abandonar aquello… lo siento por la buena gente que intenta aún cambiar las cosas dentro de la organización: creo que harían mejor en abandonarla y usar su talento y sus esfuerzos para otras cosas.

    En cuanto a Podemos, tengo otros motivos para ser escéptico, pero como hoy estoy más mosqueado con IU (sobre todo IUCM) lo dejo para otra vez. Háganse anarquistas de una vez, los partidos les van a seguir decepcionando uno tras otro.

  11. Enrique dice:

    Creo que el articulista no es sincero cuando se dice simpatizante de IU.
    Creo que los de Podemos no han definido claramente su programa ni su ideología.
    Creo que la postura de Podemos de converger con otras fuerzas de izquierda para las municipales (iniciativas tipo Ganemos), pero con la condición de que no sean coaliciones, sino agrupaciones electorales, es un intento de que otras organizaciones de izquierda (IU, Equo, Compromis) se vayan disolviendo en la misma sopa, la sopa que pretende cenarse Pablo Iglesias.

  12. Red dice:

    Ahora, que estaba pensando que si ponen una tercera urna para los que ya no somos ni siquiera especialmente simpatizantes de IU pero sí nos gustaría mostrar el rechazo a una dirección nefasta y cobarde y mostrar apoyo por una persona honesta que está sufriendo una campaña de insultos y acusaciones sin ningún fundamento por parte de propios y extraños… sí me tomaría la molestia de votar por Tania.

    En las elecciones no voy a votar a IU… pero sí me gustaría dar por saco a estos miserables: http://www.infolibre.es/noticias/politica/2014/11/28/iucm_comunicado_reunion_tania_sanchez_direccion_24532_1012.html

    Ahora «la defienden». Joder…

  13. ZENON dice:

    «Nos estamos matando, nos estamos destruyendo y nos estamos comiendo»

    El coordinador de IU se muestra «avergonzado» por las guerras intestinas a cuenta de la crisis de la federación de Madrid

    http://www.abc.es/espana/20150401/abci-cayo-lara-crisis-201504010855.html

  14. ZENON dice:

    Para mi amigo Pablo:

    Cuando fundamos Podemos, tres convicciones nos acompañaban que hoy, después de presentarle a Pablo mi dimisión de los cargos de dirección del partido, siguen intactas. No se nos han movido porque nos nacieron de muy adentro. Siguen firmes porque las cuidamos durante mucho tiempo, atendiendo a todos sus rincones, a sus promesas y también a sus riesgos. Son parte de nosotros porque, además de pensarlas, las sentimos, durante muchas noches, después de hacer La Tuerka, al salir de dar clase en nuestra Universidad, conversando con hermanos de aquí y de allá, compartiendo tranquilidad en medio de pinares. Esas tres convicciones nos siguen orientando: la necesidad de decirle a los responsables de vaciar nuestra democracia que podían vencer, pero que no nos estaban convenciendo; la necesidad de construir un relato que terminara con la resignación a la que se invitaba a nuestro país; y la convicción de que para cambiar nuestra democracia teníamos que recuperar, junto a la inteligencia, la emoción, que teníamos que hablar con la misma voz con la que hablábamos todos los días, que teníamos que reinventar nuestras tradiciones para que todo el esfuerzo de nuestros mayores no se echara a perder.

    Teníamos a nuestro favor el motín de Esquilache que supuso el 15M. Vimos que ese era el punto de inflexión y siempre lo respetamos. Se trataba de convertir esa indignación social en indignación política. Lograr que el miedo cambiara de bando para que los sinvergüenzas a los que se les llenaba la boca de España y tenían el dinero en Suiza pagaran por todos sus desmanes. Contábamos con la grandeza de un tipo auténtico, con coleta, voz trenzada con el timbre de la gente de abajo y, sobre todo, con muchas ideas. Cuando Pablo me dijo: “¿nos lanzamos?”- le contesté: “contigo, Pablo, me lanzo”.

    Hoy he dejado los cargos de dirección de Podemos con una sola intención: empujar con mucha más fuerza este proyecto. Sin los frenos de los órganos colegiados; sin las penurias de las organizaciones (también, y eso me lo pierdo, sin sus grandezas); sin el dogal de las urgencias electorales. Sin la ponzoña de los medios ni sus enredos que envilecen. Recupero una voz que sólo me representa a mí mismo. Que no compromete sino a quien esté de acuerdo con mis errores y con mis aciertos, y que le quita a los que viven del infundio la posibilidad de achacar a nadie que no sea yo mismo mis opiniones.

    Voy a volver a recuperar mis cenas con Pablo para hablar de otras cosas que no sean las exigencias de la burocracia. Lejos de las intrigas de los medios. Pablo volverá a reventarme algún capítulo de Juego de tronos que aún no habré visto y yo le voy a decir que cómo es posible que aún no haya visto la versión inglesa de House of Cards. Vamos a compartir el último libro que publique nuestro amigo Ramón Akal, va a hablarme de Perry Anderson, yo le insistiré con Boaventura de Sousa Santos. Vamos a reirnos, como hemos hecho siempre. Incluso hoy mismo que los dos estábamos rondando la tristeza por culpa de un mundo al que le falta empatía. Vamos a volver a ser los confidentes de ese otro mundo posible por el que vamos a seguir peleando. Los mercenarios querrán contar de una manera fea lo que no pueden entender. Hace mucho tiempo que renunciaron a vivir. Pablo es, además de una parte hermosísima de mi biografía, el secretario general del partido con el que voy a seguir luchando. Sabíamos que esto iba a ser difícil, que teníamos que enfrentar muchas mentiras, que el poder nunca iba a permitir sin recurrir a mil tretas que les sacáramos del Gobierno.

    En política, nunca he sentido tanta seguridad como cuando él está cerca, cuidando siempre a todos los que estamos en esta pelea. Quien no entienda esto no entenderá por qué Pablo Iglesias tiene el mandato de gobernar nuestro país. Hoy mismo seguimos en esta pelea. Pablo como secretario general en la Mesa Ejecutiva de Podemos. Yo, igualmente en Podemos pero en una nueva tarea. Pero no menos comprometido. Algo de mala conciencia me acompaña por no estar al lado de Pablo en un sitio tan ingrato como es la direccion de un partido. Me comprometo a trabajar el doble desde mi nuevo espacio. Y que ladren los que han perdido la capacidad de entender lo que significa la amistad. Seguimos creyendo, eso significa Podemos, que sin amor no se puede hacer política. Este Primero de Mayo, como tantos años, vamos a brindar Pablo, tú y yo, con y por los trabajadores. Es un orgullo ser tu amigo. Gracias por todo lo que estás haciendo. Y por no dejarte vencer por tantas mentiras.

    Juan Pablo Monedero

  15. ZENON dice:

    ¿Afectará esto a los resultados electorales?

    PI: NO

    ¿Por qué?

    PI: POR QUE NO

  16. ZENON dice:

    NO PODEMOS

    Como supongo que sería demasiado pedir a un profesor de Ciencias Políticas –«¿ciencia y política? ¡Contradicción!», diría Baroja– que sepa quién era Falaris, voy a informar a Pablo Iglesias del personaje. Falaris fue un tirano de Siracusa que se hizo famoso por sus crueles tormentos. A uno de sus cortesanos se le ocurrió regalarle un toro de bronce hueco, donde podía meterse una persona. Debajo del toro se encendía una hoguera y el desdichado empezaba a dar gritos que, al pasar por el cuello del toro, semejaban mugidos de la bestia. Para probarlo, Falaris pensó que la persona más indicada era el autor del regalo.

    Me he acordado de la historia al ver lo ocurrido al líder de Podemos. Se hartó de meter en la «casta» a todos los demás políticos, y ahora a quien meten es a él. Total, por haber ajustado su programa a las circunstancias, que es lo que hacen todos los políticos, sin importar el partido, desde que existe esa profesión. Claro que no se presentaba como político de izquierdas o derechas, al estar por encima de esas antiguallas. Él venía a barrerlos a todos, a dejar la escena política tan limpia como esas cocinas que salen en los anuncios de detergentes y a solucionar cuantos problemas tiene este país con un par de manguerazos. Pero resulta que esto no es un debate televisivo con el moderador pasándote balones. Ni «Juego de tronos». Ni nada que se le parezca. Que la gente es muy desconfiada. Que, además, cada uno pide una cosa distinta, y que se necesita hacer apaños, porque las encuestas se desploman.

    Lo que le ha pasado a Pablo Iglesias le ha pasado al resto de los nuevos en plaza. También Rivera ha tenido que cambiar a la carrera la intención de voto para que Susana Díaz fuera presidenta andaluza porque las masas se le amotinaban. ¿Y doña Susana? Doña Susana no entiende lo que está pasando. Ella sólo quiere que la dejen gobernar, como María Cristina, y resulta que no la dejan, después de haber sacado más votos que nadie, después de haberse quedado embarazada, después de haber prometido todo lo que le pedían, ahora le exigen que lo haga por escrito, ¿habrase visto gente tan maleducada?

    El problema de estos tres pardillos, al que podría añadirse Pedro Sánchez, es que no saben la primera lección de la política electoral: el número de votos es siempre el mismo. Hay tantos de derecha, tantos de izquierda y tantos de centro. El problema es cómo se dividen ante las urnas. Hasta ahora, se repartían entre PP, PSOE e IU. Pero con dos más a repartir tocan a menos. Podemos, tras haber fagocitado a IU, quería fagocitar al PSOE y se veía disputando al PP La Moncloa. Ciudadanos, tras tragarse a UPyD, mordía al PP. Pero con Monedero, las elecciones andaluzas, las autonómicas, las municipales, hay que mojarse, y sus cuentas han resultado las de la lechera. Una pelea de todos contra todos. Menos Susana, que sólo quiere gobernar. Y no la dejan. Pero no hagan caso a las encuestas. Queda mucho partido. Incluso hasta el 24 de mayo.

    José María Carrascal

Responder a difusa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.