¡He visto la luz!

¡Europa, sal del armario!

28/06/2007

Nuestro país no es, a pesar de importantes conquistas sociales recientes, un oasis libre de discriminación. Las expectativas abiertas en el ámbito educativo se han visto frustradas en los contenidos finales de Educación para la Ciudadanía, en los que el Gobierno central ha pactado con la Conferencia Episcopal el recorte de la atención a la diversidad afectivo-sexual. Tampoco los pasos dados hacia la necesaria recuperación de la Memoria Histórica han sido suficientemente justos con quienes, durante el franquismo y aún en la transición, fueron perseguidos y perseguidas por su orientación sexual e identidad de género con la complicidad de la ley. El Gobierno central ha perdido otra oportunidad con la ley de Identidad de Género que, si bien supone una conquista histórica y recoge importantes demandas de los y las transexuales, no es la ley

k

3 comentarios

  1. No pensaba comentar nada sobre este tema, pero ganas no me faltan.

    Lo único que me gustaría destacar son dos cosas:

    1) No existen sólo prejuicios negativos, sino también positivos. Y ambos son dañinos.

    2) Yo SÍ me alegro del recorte de Educación para la Ciudadanía. Así se fomentará la tolerancia al tiempo que se refrena la PROPAGANDA (que algunos confunden con la tolerancia propiamente dicha).

    Por lo demás, nada que añadir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.